En la región de Aysén, la empresa pesquera Friosur se ha caracterizado por su activa participación en el desarrollo regional, no sólo en el ámbito productivo, sino que también en el apoyo a proyectos en el área de la educación, desarrollo de competencias, fortalecimiento de sus sindicatos y en la consolidación de un capital humano estable y comprometido con su trabajo y región.

Hoy, la pesquera vuelve a destacar, luego de que el pasado 1 de junio se materializara la formación de la primera Cooperativa de Trabajadores de Friosur (Cootraf) en la notaría de Puerto Aysén, con el objetivo de que los colaboradores de la compañía puedan convertirse en controladores del 20% de las acciones de la empresa. Tras la protocolización de la escritura, que da forma legal a esta inédita cooperativa, el directorio quedó compuesto por Rubén Leal Pérez, como presidente; Mariano Villa Pérez, secretario; y como directores René Casanova, Luz Eliana Contreras Hernández y Esquivel Bravo Gutiérrez.

En conversaciones con AQUA, el presidente del sindicato de Friosur y ahora también de la cooperativa, Rubén Leal, comentó que la iniciativa supera todo contrato colectivo de una asamblea. “El esfuerzo de todos nuestros trabajadores se ve compensado en ese documento y con la retribución de un empresario que simplemente reconoce en sus trabajadores el compromiso de mantener la empresa vigente ante tanta incertidumbre generada por modificaciones populistas a la Ley de Pesca”.

Respecto del avance en la documentación necesaria para concretar este compromiso, el representante del sindicato informó que “desde la entrega del documento, nos encargaron que nos contactáramos con abogados para elaborar los estatutos de la cooperativa. También, nos plantearon que designáramos a una persona de confianza para que nos ayudara. En esta línea, no dudamos y escogimos a la jefa de Remuneraciones de Friosur, Luz Eliana Contreras, con quien se trabajó la revisión y modificación de los estatutos acorde con nuestras necesidades como trabajadores”.

Tras la primera reunión de socios, donde se analizaron los requisitos que deben cumplir los trabajadores para materializar el objetivo principal, que es convertirse en socios accionistas de la pesquera, deben seguir una serie de pasos administrativos y legales, que les permitirá alcanzar el 20% de las acciones, que representan un monto aproximado de US$6 millones.

Dentro de los requisitos que se deben cumplir para participar del 20% de Friosur S.A., los trabajadores, en un principio, debían estar sindicalizados al menos por cinco años. Luego, este panorama cambió, aceptando a todo trabajador con más de cinco años al servicio de la empresa, exceptuando al personal ejecutivo. Posteriormente, en una nueva modificación, a principio de este año, se incorporó al personal eventual de los últimos diez años, que hayan participado los últimos cinco años de manera activa dentro de la compañía. Todo esto, como una manera de incorporar y reconocer la permanencia y la labor de los trabajadores por parte de la compañía, dando respuesta a aquellos trabajadores que no teniendo los requisitos originales se les reconociera también su permanencia en la empresa.

Este panorama es una gran oportunidad, según explicó Rubén Leal en conversaciones con AQUA. “Lo primero es que es un desafío, tanto para los trabajadores como para la compañía, que debemos asumir. Por esta vía, tenemos la oportunidad de participar como dueños en la construcción de nuevos desafíos corporativos, poco comunes en la sociedad chilena y en donde los trabajadores somos actores relevantes. Lo segundo y no menos importante, es que el desarrollo y modernización de la industria pesquera en general debe tener sí o sí a los trabajadores como pilar fundamental de este desarrollo, que debe ir acompañado de principios sustentables que nos permitan continuar impulsando el desarrollo e integración de la región de Aysén, aportando con una mirada moderna, motor de desarrollo sustentable centrado en las personas y su bienestar”, afirma el dirigente.

Agrega que, de aquí en adelante, se continuará trabajando considerando los  requerimientos de todos los colaboradores. “En este momento, ya tenemos 250 socios inscritos en el primer listado, sumando a las organizaciones sindicales, quienes también son cooperados”.

Pero, ¿qué beneficios concretos tendrán los trabajadores con este compromiso? El presidente de la cooperativa comenta que “la Cootraf es un ente autónomo e independiente. Esto permite generar acuerdos con otras organizaciones incluyendo al Estado. También permite proveer educación y formación de sus cooperados además de todos los beneficios que acuerden sus miembros, contribuyendo al desarrollo de la cooperativa. Aquellos trabajadores que se acogen a retiro de su vida laboral y estando jubilados, pueden también seguir perteneciendo a la cooperativa, lo que les permitirá recibir los excedentes de los resultados que se generen en los años venideros de acuerdo al valor de sus acciones”.

Leal concluye que, además de contribuir al fortalecimiento económico de los cooperados, la educación, la profesionalización de sus miembros y familias y el desarrollo del cooperativismo a nivel local y nacional, “la Cootraf tiene entre sus principios trabajar por el desarrollo sostenible de sus comunidades aledañas, de las cuales son parte sus miembros, poniendo énfasis en el desarrollo sustentable de los recursos marinos que son parte de nuestro prodigioso litoral”.