“Los alimentos reunidos en la campaña solidaria de Ferepa Biobío (Federación de Pescadores Artesanales de la Región del Biobío) y que permitió reunir abarrotes y elementos de aseo para los pescadores artesanales, dio los resultados esperados gracias a las gestiones del directorio de la organización, equipo técnico y el honesto apoyo de organizaciones amigas que concurrieron con su ayuda generosa y humanitaria, para este desprotegido sector laboral que, como consecuencia de la pandemia, lo ha pasado muy mal”.

Son las palabras del presidente de la Ferepa, Hugo Arancibia Zamorano (en la foto destacada), al evaluar la campaña solidaria liderada por la misma federación y que ha permitido entregar 800 cajas de alimentos no perecibles en distintas caletas.

LE PUEDE INTERESAR >> Sernapesca avanza en la implementación de la Ley de Caletas en la región de Los Lagos

Aldo Silva Durán, quien es el presidente del Sindicato El Esfuerzo de Tubul, expresó: “No se imaginan cuánto lo necesitábamos porque de verdad que estamos mal. Sin poder trabajar y por temor a la pandemia, la gente no llega en busca de recursos. Junto con ello, está la inmensa tristeza de ver partir un antiguo socio al que no pudimos despedir como estábamos acostumbrados. Lo entregaron en una bolsa negra. No lo pudimos vestir y en su urna hubo que enterrarlo de inmediato. Esto fue muy fuerte para todos y no lo quisiéramos volver a vivir”, lamentó el dirigente.

Por su parte, Tránsito Leal Fuentealba del Sindicato El Esfuerzo de Laraquete afirmó que en las caletas “hay miedo y soledad. Esto sobrepasa todo, hasta los dramas más grandes que hemos vivido. No habíamos recibido ninguna ayuda y hoy nuestra Ferepa llega a apoyarnos”.

Similares conceptos entregó Ricardo Germán Bustos, del Sindicato de Cobquecura, que manifestó: “Hace tres meses que la caleta está cerrada para protegernos del contagio. Tres meses en los que no hemos generado recursos porque los pescadores no calificamos en lo que entrega el Estado. Y ahora, gracias a la Ferepa, estamos un poco más tranquilos”.

Mientras que el presidente del Sindicato Dichato, Pedro Pablo Cofré, apuntó que “es la primera organización que llega para paliar lo más importante: la alimentación de las familias del pescador. Esto enaltece aún más a Ferepa Biobío que siempre llega a nuestro amparo”.

En tanto, Sergio Faúndez, del Sindicato de Buzos de Lirquén, dijo que “los puestos de venta permanecen cerrados ya hace más de dos meses. No vemos gente; poco menos que las caletas parecen pueblos fantasmas. Esto duele y preocupa. Hay mucho temor en la gente y no poder trabajar nos tiene muy angustiados”.

“Las condiciones ambientales, lluvia y frío no fueron impedimentos para cumplir con la gente”, añadió Hugo Arancibia, junto con asegurar que han llegado a caletas distantes como Tubul, en la provincia de Arauco, y hasta Perales, zona norte de la región del Biobío y Ñuble para entregar el alimento tan necesario, “ya que la gran mayoría de las y los pescadores no han calificado para recibir ninguna de las ayudas que ha entregado el Estado”.

Luego, detalló que reunieron 800 cajas con alimentos y, a medida que han avanzado, las han ido distribuyendo. “Pescadoras y pescadores de las caletas El Soldado, Maule, Chome, Perone, Lenga, Boca Sur, Laraquete, Arauco, Perales, Tubul, Penco Playa Negra, Península de Hualpén, Buzos de Laraquete, Cobquecura, Dichato, Lirquen Unido, entre otras, recibieron alimentos. Es así como hoy nos sentimos muy satisfechos, porque la frase ‘los pescadores no pueden seguir esperando’ la tenemos arraigada a la piel, y vamos a seguir abogando para ir en su apoyo cada vez que sea posible. Todos esperamos que esto pase, pero quiero que la gente nuestra sepa que jamás la vamos a abandonar”, concluyó el timonel de la Ferepa Biobío.

LE PUEDE INTERESAR >> Alicia Gallardo encabezó sesión de la Mesa de Mujeres de la Pesca Artesanal