Al aire libre y en diferentes puntos de la región del Biobío comenzó la distribución de 103 nuevos compresores para buzos artesanales de 24 caletas de la zona.

La primera entrega -de 46 equipos- se concretó en Tubul y beneficia a buzos que desempeñan sus labores en las caletas de Laraquete, Llico, Punta Lavapié, Rumena, Tubul, Arauco, Tirúa e Isla Santa María.

La iniciativa se enmarca en las acciones que lleva adelante el Estado para apoyar al sector pesquero artesanal, cuya actividad se ha visto afectada por la pandemia.

Al encabezar la entrega de los primeros 46 compresores, el gobernador de Arauco, Óscar Muñoz, destacó el positivo impacto de la medida: “Este es un apoyo para el fomento productivo, así como para quienes se desempeñan en el sector artesanal y para sus familias”.

El director zonal de Pesca y Acuicultura de Ñuble y Biobío, Óscar Henríquez, en tanto, subrayó que “estamos pagando una deuda con nuestros buzos mariscadores de la región y cubriendo uno de los grandes déficit que teníamos”.

Henríquez explicó que los accidentes por “problemas de condiciones hiperbáricas (presión)” y el uso de equipos artesanales son recurrentes en el ámbito artesanal.

En ese contexto, valoró el Programa de Transferencia y Apoyo a la Seguridad de Pescadores Artesanales, que -en el marco del convenio entre el Gobierno Regional del Biobío y el Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (Indespa)- permitió adquirir los nuevos compresores.

Cada uno de los equipos tiene un costo aproximado de $1,5 millón, lo que implicó una inversión pública total de $172 millones.

Tras la entrega de los compresores en Tubul, la distribución continuó en Coronel -con ocho equipos para las caletas Lo Rojas y Lota Bajo- y luego en Talcahuano, donde los beneficiarios de Lenga, Cerro Verde, Lirquén, Penco, Cantera y El Morro recibieron un total de 12 dispositivos.

Durante los próximos días, los 37 compresores pendientes quedarán a disposición de buzos de las islas Santa María y Mocha.

Uno de los beneficiarios, José Aroldo Lincopi, presidente del STI de la Pesca Artesanal, Buzos Mariscadores y Actividades Conexas de Llico, agradeció que “con estas herramientas de trabajo podemos cumplir con las normas que nos exige la autoridad marítima”.

Rosendo Arroyo, presidente de la Cooperativa de Pescadores Sol de Israel, afirmó que “estamos contentos con este beneficio. Esto nos va a ayudar mucho en estos tiempos. Es algo muy valioso, así que agradecemos al Gobierno Regional y a las autoridades de pesca por el apoyo y la gestión”.

En el mismo contexto, el director zonal de la Subpesca anunció medidas en favor de pescadores que se desempeñan en el área bentónica (extracción de recursos asociados al sustrato marino): “Se suspenden los seguimientos para las AMEBRs hasta el 31 de marzo de 2021 y se permitirá extraer cuota con solicitud simple, disponible en la web de Subpesca. Quiero agregar que abriremos un RPA (Registro de Pesca Artesanal) para buzos del golfo de Arauco, que va a permitir regularizar a quienes están ejerciendo de manera irregular y, de esta manera, realizar el trabajo en forma óptima”.