Los pescadores de la caleta Cifuncho, comuna de Taltal, región de Antofagasta, concretarán uno de sus mayores anhelos: tener una planta desalinizadora que les entregue agua potable.

Los representantes de los pescadores ya recibieron fondos por $96 millones que les permitirán levantar la desaladora. La iniciativa es impulsada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), y es ejecutada por el  Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (Indespa), dependiente del Ministerio de Economía Fomento y Turismo.

Según la Subpesca, la desaladora significará una mejora en la calidad de vida de los beneficiarios, ya que les entregará seis mil litros diarios del elemento hídrico. Hoy, los pescadores y sus familias dependen de camiones aljibe para acceder al agua potable.

La situación se torna más compleja en la temporada estival, período en que un gran número de veraneantes suele arribar a la caleta.

Estas plantas captan agua del mar y la convierten en apta para el consumo humano, tras someterla a un proceso de tratamiento y filtrado (osmosis inversa). Además, tienen un funcionamiento amigable con el medio ambiente, pues se alimentan con energía proveniente de paneles solares.

La obra permitirá que los pescadores beneficiados optimicen las faenas de captura de congrio colorado y sus labores de extracción de ostiones, erizos rojos y lapas.

Además, el funcionamiento de la desaladora será clave para hacer realidad una de sus mayores aspiraciones: la construcción de una sala de procesos que agregue valor a los productos del mar que comercializan.

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, destacó el positivo impacto que tendrá la desalinizadora: “Habrá un antes y un después en su diario vivir. El acceso al agua no es solo un elemento de desarrollo económico en estas caletas; al final del día es una cuestión de dignidad para las personas”.

A su vez, el presidente del Sindicato de Pescadores Artesanales de Caleta Cifuncho, Carlos Ortiz, subrayó que “para nosotros va a ser beneficioso, porque llevamos años luchando para poder tener agua en la caleta. Ahora tenemos agua gracias a un camión aljibe, pero se nos hace poca”. El dirigente agregó que “con esta instalación se abrirán grandes puertas para nosotros, para la caleta, y para hacer cosas distintas, como tener una sala de procesos”.