Dramática fue la situación vivida por a lo menos cuatro pescadores artesanales de la localidad de Lo Rojas en Coronel, región del Biobío, quienes tuvieron que realizarse el examen de Covid-19 (coronavirus) de forma particular y luego esperar los resultados al interior de la embarcación donde trabajan. Esto, después que fueran notificados del contagio de un familiar de uno de ellos, mientras realizaban labores de pesca.

“No hubo protocolo alguno”, denunció Omar Bustos, secretario de la Asociación Gremial de Pescadores Artesanales de Coronel y dueño de la embarcación donde los afectados llevaron a cabo la cuarentena, añadiendo que los exámenes se los efectuaron cada uno de forma particular, teniendo que esperar cinco días para obtener los resultados al interior de la lancha y así no contagiar a su familia.

“Estamos pidiendo residencia sanitaria para la comuna de Coronel, al igual como lo ha ido solicitando el alcalde, quien además está pidiendo cuarentena total debido a los 400 contagiados que ya cuenta la autoridad sanitaria local”, enfatizó el pescador artesanal.

“Lamentablemente, los pescadores han tenido que seguir operando por necesidad, aunque en la actualidad, en la caleta, no existe ningún protocolo sanitario que permita hacer un testeo diario de la situación de los trabajadores”, puntualizó el dirigente.

Y agregó, “no queremos que ninguno más de nuestros compañeros pescadores tengan que pasar por una situación así. Una lancha está diseñada para trabajar y no para vivir, ni menos para pasar una cuarentena, por lo que les pedimos a la autoridad central tomar los resguardos necesarios para tener la opción inmediata de residencias sanitaria en la comuna y no tener esperar vacantes ni viajar a la ciudad de Concepción”.

*Fuente de la foto destacada (de contexto): Archivo Sernapesca.