Como esenciales para dar continuidad a la cadena logística y la necesaria conectividad del territorio nacional, especialmente en la zona ubicada entre Puerto Montt (región de Los Lagos) y Punta Arenas (región de Magallanes y de la Antártica Chilena), calificó el director general del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar), vicealmirante Ignacio Mardones Costa, a las mujeres y hombres que componen la marina mercante chilena.

Las declaraciones las realizó en la conmemoración del Día de la Marina Mercante Nacional, recordando el vínculo que tiene el desarrollo del país y la actividad marítima, lo que la historia refrenda con la concesión de la primera patente comercial en 1818 por el naciente Estado de Chile, a la embarcación de bandera nacional “Gertrudis de la Fortuna”, abriendo rutas comerciales para vincularnos con el resto del mundo.

Mardones destacó el trabajo que realizan las dotaciones de las naves mercantes nacionales, ausentándose por largos periodos de tiempo de sus hogares y seres queridos, para garantizar el suministro de bienes y la conectividad que necesita el país. En este mismo sentido, valoró la participación de los armadores quienes, según comentó, “con audacia han sabido apostar a una actividad que hoy más que ayer se ha transformado en fundamental para el desarrollo de Chile”.

Considerando que el 95% del comercio exterior del país se realiza por rutas oceánicas, el vicealmirante Mardones aseguró que la Directemar ha generado las acciones, como la habilitación de plataformas digitales, tendientes a facilitar la continuidad de las actividades asociadas al transporte marítimo.

Finalmente, reiteró su saludo a los oficiales y tripulaciones de la marina mercante que “hoy se alza como una de las más pujantes de América, fieles a la huella trazada por sus héroes, entre los que destaca el gran Piloto Pardo, engrandeciendo y prestigiando al país”.