El pasado 18 de junio se reunió el Consejo Nacional de Pesca (CNP) y ningún representante de la pesca artesanal asistió, como una forma de protesta para impedir que sigan despachándose proyectos que seguirán depredando el mar chileno de sus recursos y que están ligados directamente a la industria.

El CNP, sin la presencia de los pescadores artesanales, no puede tomar decisiones trascendentales. Sin embargo, igual existe la intención de permitir el ingreso de barcos factorías a las costas chilenas, entre otras acciones destinadas a favorecer a la industria.

Pascual Aguilera, consejero nacional de la Macrozona Tercera y Cuarta Región, señaló que cuando las instituciones no funcionan “la pesca artesanal no se va a presentar para esta gran farsa. Este Consejo Nacional de Pesca no tiene ninguna validez. Nosotros no estamos dispuestos a conformar el quórum o prestar ropa para que se tomen acuerdo que perjudiquen al sector. Lamentablemente, la pandemia se ha convertido en una situación para hechos bastante anormales. Todo el mundo está preocupado de estar en su casa y permanecer sano, por lo tanto no es posible que se estén realizando acciones para perjudicar al sector artesanal. Esto no es válido y sin nosotros el CNP no puede estar tomando decisiones, como fraccionar  la cuota de la jibia y otros”.

Gabriel Ramos, consejero nacional de la Macrozona Norte, explicó que  los pescadores artesanales decidieron unidos y de común acuerdo, que no había que participar de este llamado al CNP. “Primero, porque no se ha llamado a la totalidad de los consejeros artesanales representantes del sector en las distintas macrozonas y segundo que no estaríamos dispuestos a votar un informe técnico hecho por quienes han arrasado con nuestras costas de norte a sur. No queremos ser cómplices”, dijo.

El dirigente agregó que los representantes de la industria se aprovechan “de esta instancia que vive el mundo y el país para nuevamente darle una estocada a la pesca artesanal. Una vez más, los industriales quieren abusar de su poder en desmedro de la pesca artesanal. Rechazamos la propuesta de que un barco factoría opere sobre nuestros recursos, y estamos convencidos de que el CNP debe darse un vuelco y empezar a mirarnos con otros ojos”.

Marcelo Soto, presidente de la Confepach, manifestó que la ausencia en el CNP fue una forma de protestar “porque el subsecretario de Pesca no ha querido llenar los cupos vacantes de la pesca artesanal en el CNP, a pesar de que nosotros ganamos limpiamente la elecciones. Nos parece inexplicable la actitud del subsecretario, parece que quiere poner en esos cupos a pescadores artesanales que no lo critiquen y que sean muy amistosos con la industria. La segunda razón, es que no queremos ser cómplices del subsecretario y la industria pesquera, que quieren aprovecharse de la situación que vive el país, donde la ciudadanía está preocupada de su salud y subsistencia, y quieren autorizar la operación extractiva de un barco factoría, en claro perjuicio de la pesca artesanal y los recursos pesqueros de todos los chilenos”.

El dirigente manifestó que “no permitiremos estas oscuras maniobras que siempre terminan beneficiando a las mismas siete familias dueñas del mar de todos los chilenos. Conocemos muy bien la actitud depredadora y saqueadora de la industria pesquera con los recursos pesqueros de todos los chilenos. A ellos nunca les ha importado el país, la ciudadanía, la sustentabilidad de las pesquerías y mucho menos la pesca artesanal, sólo les importan sus negocios y sus utilidades”.

Miguel Ángel Hernández, presidente de la Federación Nuevo Amanecer, señaló que “nosotros solidarizamos con los dirigentes de la pesca artesanal que no asistieron, desconfiamos totalmente de la Subsecretaría de Pesca, ya que en los últimos meses se ha querido aprobar una serie de proyectos. Se presenta para la aprobación del CNP un barco factoría que quiere ingresar a trabajar en mar chileno y pescar anualmente 86 toneladas de bacalao sin respaldo de informes técnicos de la propia Subpesca, según se indica en el Informe Técnico elaborado por representantes de la Industria del CNP. Nosotros le hacemos un llamado al ministro de Economía para evitar esto, ya que es un crimen. Un barco factoría está sobredimensionado para capturar este recurso. En Chile no es legal ni apropiado ingresar barcos factorías. Sin embargo, se sigue con la letra chica y las mañas legales para incorporarlos y la Subpesca nada dice del daño que ocasionan. Las excepciones las convierten en regla”.

“El CNP no puede tomar decisiones sin la presencia de los dirigentes de la pesca artesanal en esa mesa, pero nos preocupa mucho el tema del barco factoría, el fraccionamiento de la jibia sin la constitución desde hace dos años del comité de manejo de este recurso, situación que nos hemos cansado de solicitar al subsecretario de Pesca y otros. Estamos haciendo gestiones para que el ministro de Economía nos escuche, ya que el subsecretario con las acciones que está tomando, no nos da ninguna garantía”, añadió.

En la foto: Miguél Ángel Hernández