En el marco del hundimiento del módulo de cultivo en el centro “Caicura” (104040) de Salmones Blumar S.A. y que causó el escape de peces en el seno de Reloncaví (región de Los Lagos) durante la madrugada del pasado sábado 27 de junio, específicamente en la Agrupación de Concesiones de Salmonídeos (ACS, también conocido como “barrio”) número 2, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) aseguró que continúa sus fiscalizaciones para verificar que la empresa haga cumplimiento de los planes de contingencia.

Es así como el ente público detalló que el martes (30), funcionarios de la institución, en conjunto con la autoridad marítima, “realizaron fiscalizaciones para verificar el proceso de recaptura de los peces escapados desde el centro ‘Caicura’, conforme con los procedimientos establecidos en su plan de contingencia”.

En las inspecciones dirigidas a la yoma y la planta reductora La Portada como destino final (elaboración de harina y aceite de pescado), fue posible verificar que a la fecha se han recapturado 8.476 peces, precisó Sernapesca este miércoles 1 de julio. En esta línea, cabe recordar que hasta el viernes (26) el centro registraba un total de 875.144 ejemplares en etapa de engorda, con un peso promedio de 3,828 kilos, es decir, bajo la talla de mercado para la especie Salmo salar (salmón Atlántico). Y, según lo afirmado por la compañía, aún se desconoce la magnitud exacta de la fuga tras reportarse el corte de las líneas de fondeo.

Por su parte, Sernapesca verificó que al momento del hundimiento del módulo, este se encontraba en tratamiento para la enfermedad piscirickettsiosis con el antimicrobiano florfenicol, prescrito por el médico veterinario del centro.

LEA >> Blumar gestiona jornada de recaptura de salmones

LE PUEDE INTERESAR >> Representante de la OMS en Chile encabezó diálogo con veterinarios de Mevea

“El florfenicol es un antimicrobiano de uso exclusivamente veterinario. Al encontrarse los peces en tratamiento, no son aptos para el consumo humano, por lo que los peces recapturados deben ser enviados a una planta reductora”, ha reiterado Sernapesca, que enfatizó que “se continuarán realizando fiscalizaciones durante esta contingencia, tanto en el centro de cultivo como en la disposición final de los ejemplares recapturados”.

Declaración de Blumar

La empresa afectada, Blumar, compartió también este miércoles 1 de julio una nueva declaración con motivo del hundimiento del centro de cultivo “Caicura”. La compañía informó lo siguiente:

-“Confirmamos que, pese a las adversas condiciones climáticas enfrentadas en este centro, no hubo que lamentar daños a las personas. Todos los trabajadores que se encontraban en el centro realizando sus diferentes tareas fueron evacuados preventivamente con éxito.

-Asimismo, en la jornada de ayer (martes) hubo una ventana de mejores condiciones climáticas en el Seno de Reloncaví, lo que nos permitió iniciar las maniobras de despeje de líneas de fondeo y mangueras, lo que facilita el traslado seguro de otras embarcaciones por esa zona.

-Ayer (martes) también iniciamos una operación robótica para acceder a las jaulas. Sin embargo, se debió interrumpir luego de que el clima empeorara. Estamos analizando minuto a minuto las condiciones meteorológicas para poder avanzar en este procedimiento sin arriesgar a nuestros equipos humanos.

-Mantenemos un trabajo intensivo en la zona, con varios barcos de fondeo y más de 400 pescadores artesanales, además de embarcaciones de pesca especialmente equipadas con redes para la recaptura de peces para cumplir con los protocolos y las medidas indicadas por la autoridad. Hasta el momento, se ha logrado la recaptura de 7.942 salmones atlántico, los que han sido recepcionados principalmente en toda la costa Este a la salida del Estuario de Reloncaví, específicamente, en las caletas de Contao, Mañihueico, Teltehue, Aulen, Rolecha y La Poza, entre otros sectores. En estos lugares, se ha realizado un procedimiento de contabilización intenso liderado por los mismos colaboradores del centro, además de los equipos de producción y operaciones.

-Asimismo, las labores realizadas por nuestro equipo humano permitieron, en una corta ventana de tiempo, desconectar y trasladar el pontón del centro de cultivo “Caicura” hasta Puerto Montt, bajo la supervisión de la autoridad competente, que ha fiscalizado y cooperado con la operatividad de las maniobras.

-Seguimos manteniendo un contacto permanente con la autoridad, pescadores artesanales, dirigentes vecinales y sindicales para informarles sobre el procedimiento y sus avances”.

Fotografías: Sernapesca