Desde diciembre de 2019 que los pescadores artesanales bentónicos de Quellón, provincia de Chiloé, región de Los Lagos, permanecen a la espera de un acuerdo que les permita seguir trabajando en la pesquería del erizo como ancestralmente lo han realizado en la zona contigua de Melinka, región de Aysén, para lo cual acudieron a la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos de la Cámara de Diputadas y Diputados, donde se expuso el conflicto con el objetivo de buscar apoyos.

En la oportunidad, en sesión telemática efectuada el pasado 1 de julio, Marco Salas, quien es el presidente del Sindicato N°1 de Pescadores Artesanales de Quellón y director de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), realizó una reseña histórica de la trayectoria de los pescadores artesanales bentónicos de Quellón sobre el recurso, asegurando que el 75% del erizo que se extrae de la macrozona que va desde la región de Los Lagos a la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, corresponde a la flota a la representa, la misma que hoy pide se respeten sus derechos ancestrales.

En esa línea, el dirigente adujo que comenzaron a tener problemas cuando los pescadores bentónicos de erizo se convirtieron en la “moneda de cambio” de un conflicto entre pescadores merluceros de ambas regiones, de ahí que se hiciera necesario establecer pesca de investigación para el recurso y la creación del primer Comité de Manejo en el año 2005, que incluyó la participación de pescadores artesanales, científicos, la Subsecretaría de Pesca (Subpesca) y las plantas de proceso, cuestión que les permitió seguir trabajando.

De ahí en adelante, según expresó Salas, continuaron llevando a cabo la actividad, hasta que se establecieron las zonas contiguas en la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) de 2013, año en que lograron poner una observación en la ley, por medio del diputado Gabriel Ascencio, donde se establecía que los acuerdos de zonas contiguas en el sector bentónico se realizaría entre buzos dedicados a la pesquería, situación que hoy choca con una resolución emitida por la Subpesca donde se le vuelve a consultar a los pescadores merluceros sobre el asunto.

De acuerdo con el dirigente, se debe empezar a hablar de una macrozona del erizo, porque tanto pescadores bentónicos de Los Lagos como de Aysén están de acuerdo en que, hoy en día, el conflicto es provocados por los intereses personales de un grupo de pescadores demersales de Aysén, que no ejercen actividad sobre el erizo y que están solicitando RAE para tener propiedad sobre ellos y así poder realizar venta de papeles.

LEA >> Senador por actividad pesquera: “No queremos que en Aysén pase lo que ha ocurrido en otras regiones”

LEA TAMBIÉN >> Organizaciones y gremios del comercio y acuicultura piden que se resuelva problema de las “zonas contiguas”

El dirigente sindical culminó enfatizando que están solicitando un Comité de Manejo Macrozonal del erizo, que les permita seguir realizando una actividad sustentable de la pesquería, señalando que no quieren más cuotas, sino hacer la actividad extractiva que siempre han efectuado, en conjunto con sus pares de Melinka. Dinámica de trabajo avalada en las cifras de desembarques y biomasa del producto que, según expresó, hoy tienen miedo de perder, tal como ocurrió en el pasado con la almeja.

Ante los argumentos de Marco Salas, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, descartó establecer un RAE bentónico, al mismo tiempo que reconoció la importancia de la actividad en la economía regional, amparadas en porcentajes que hablan de que el grueso de la actividad bentónica ligada al erizo se realiza en la región de Los Lagos, mostrando disposición a buscar nuevos acuerdos en esta materia.

LEA >> Senador llama al diálogo entre Aysén y Los Lagos para avanzar en soluciones a problemas pesqueros

*La foto destacada es de contexto.