Un plan piloto inédito en el país para la detección temprana del Covid-19 (coronavirus). Así se define el trabajo que comenzó a desarrollar de manera conjunta el Centro de Biotecnología de la Universidad de Concepción (UdeC), el Centro Interdisciplinario de Investigación en Acuicultura Sustentable (INCAR) y la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Ciencia de la Macrozona Centro Sur.

El proyecto consiste en la recolección de aguas servidas, las que luego son trasladadas a los laboratorios del Centro de Biotecnología, donde un equipo de investigadores de la línea “Genómica Acuícola” del Centro INCAR, liderado por el Dr. Cristian Gallardo-Escárate, aplican la técnica del PCR (reacción en cadena de la polimerasa) a cada muestra que se extraen de un cuadrante limitado por la entidad de Estado.

El piloto comenzó en la región de Ñuble. De acuerdo con los investigadores, la metodología trata sobre el estudio de heces fecales, donde se identifica el virus en el tercer día de iniciado el contagio, adelantando una o dos semanas antes el diagnóstico clínico.

Además, perdura hasta 21 días después de que los síntomas han desaparecido y el test nasofaringeal entregue resultado negativo.

Bioseguridad

El Centro de Biotecnología creó un laboratorio exclusivo para este proyecto, el que cuenta con un estricto sistema de bioseguridad.

Tras el aporte y apoyo de diferentes facultades y unidades de la propia UdeC, los laboratorios de Biopelículas y de Genómica Acuícola dieron paso al Laboratorio de Diagnóstico Molecular de Microorganismos Ambientales (Ldmma).

El Dr. Cristian Gallardo-Escárate explicó que “lo que estamos haciendo es utilizar la técnica de PCR para detectar en aguas servidas domiciliarias el virus que genera el Covid-19. Las mismas técnicas en biología molecular que se utilizan actualmente para poder ver si una persona es positiva para el virus se utiliza ahora en matrices ambientales”, agregó el también subdirector del Centro de Excelencia Fondap, INCAR.

Por su parte, la seremi de Ciencia para la Macrozona Centro Sur, Paulina Assmann, detalló que “la herramienta de monitoreo y análisis de aguas servidas nos permitirá detectar precozmente algún brote de Covid, al mismo tiempo que se monitorea la evolución de un determinado sector ya testeado anteriormente. Esta iniciativa es un apoyo para todo el trabajo que realizan nuestras autoridades y sobre todo el sector salud”.

RELACIONADO >> Seremi de Ciencia: “La salmonicultura no solo puede ser moderna en tecnología”

Europa

Una de las aristas que tomaron en consideración los científicos es el contexto mundial, donde la mayoría de las estadísticas que maneja cada país se basan en datos de personas sintomáticas por coronavirus.

Ante eso hay una parte importante de la población que no queda contemplada en los registros, al tener bajos niveles de síntomas o simplemente no presentar alguno.

De ahí que este tipo de estudios toma mayor relevancia. En Europa ya se ha venido implementando el análisis PCR a aguas servidas, para la detección temprana del virus pandémico.

El Dr. Homero Urrutia, otro de los científicos que encabeza el piloto, comentó que “como ejemplo se puede citar lo hecho en Holanda, donde cotidianamente se muestrea y se determina SARS-CoV-2 en distintas áreas urbanas”.

“Esos resultados alimentan una plataforma conectada a un modelo matemático que permite generar un mapa muy simple de entender con áreas de riesgo. Esta información es la que la autoridad usa para definir, levantar o imponer restricciones como cercos sanitarios o cuarentenas”, precisó el Dr. Urrutia.

Se espera que los resultados de los primeros análisis muestreados estén disponibles esta semana.

LEA TAMBIÉN >> Nueva charla del INCAR abordará la huella química de la acuicultura