En pleno desierto de Atacama, ubicado en la región homónima, específicamente a 20 kilómetros de la ciudad de Caldera, el Programa Tecnológico Estratégico de Seriola, impulsado por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), busca desarrollar la industria de cultivo de Seriola lalandi en Chile y diversificar la acuicultura nacional con esta especie muy apetecida en el mercado asiático por la calidad de su carne, también conocido como vidriola, palometa o dorado e internacionalmente como yellowtail, greater amberjack o hiramasa.

Esta iniciativa es liderada desde hace trece años por la empresa Acuícola del Norte S.A. (Acuinor), que ha desarrollado el cultivo de vidriola (Seriola lalandi) con capitales propios y el apoyo de Corfo mediante la ejecución de una serie de proyectos de desarrollo tecnológico, como lo fueron el Programa de Diversificación de la Acuicultura Chilena y el Programa Tecnológico Estratégico para el desarrollo de tecnologías de engorda mediante sistemas de recirculación y ambientes controlados.

“Corfo ha apoyado este proyecto desde sus inicios con la certeza del impacto en la economía local que genera este tipo de desarrollos tecnológicos para la producción de seriola, que permiten no solo instalar esta nueva actividad económica en la región, sino que también conllevan un virtuoso encadenamiento de proveedores locales requeridos para su funcionamiento. Así, nos complace ver los avances alcanzados. Los desarrollos de las tecnologías están ad portas de la fase de transferencia a los respectivos productores de esta especie en sistemas de recirculación en tierra”, comenta el gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, Fernando Hentzschel.

Actualmente están en condiciones de implementar el primer centro de cultivo SRA (Sistema de Recirculación de Agua) o RAS, por su sigla en inglés de Recirculation Aquatic System, para engorda de peces en Chile, que basará su concepto en lograr una óptima calidad de agua.

“El cultivo de esta especie desde las ovas (huevos) a un pescado de tamaño comercial de 5 kilos, puede tomar entre 14 a 15 meses en estos sistemas de recirculación y ambiente controlado en estanques en tierra”, explicó el gerente del programa y gerente comercial de Acuinor, Muriel Teixido.

Por ello, añadió, “se está dando origen a la tecnología nacional de SRA para engorda de peces en Chile, a fin de ser productores de tecnología y no importadores de esta, lo que permitirá mejorar los términos de intercambio, la competitividad de los productores en la fase de engorda y hacer uso de los factores productivos con que cuenta el sector acuícola nacional”.

Experiencia pionera en Atacama

Esta será, según Acuinor, la antesala de la instalación de una nueva industria en la región de Atacama y requerirá de una serie de servicios auxiliares locales con el consecuente encadenamiento productivo y generación de nuevos empleos, que es lo que en definitiva persigue Corfo.

A la fecha, la empresa ya ha avanzado en las tecnologías de reproducción y preengorda en tierra. “Cabe destacar que en Chile únicamente se han implementado cultivos en recirculación para especies de agua dulce hasta una talla máxima de cultivo de alrededor de 200 gramos. Por esto, se han concentrado los esfuerzos en el norte del país, siendo el proyecto central y la actividad primaria de este tipo de alianzas tecnológicas promovidas por la Corfo el proyecto ‘Engorda en Tierra SRA Chile’, a fin de asegurar la competitividad de la industria nacional en el largo plazo y que los modelos de negocio y desarrollos tecnológicos que se logren sean tales que puedan servir para ser referentes y ser replicados en el resto de las especies de peces marinos con potencial de generar una actividad económica sostenible en el país”, sostuvo Teixido.

“Es una experiencia única y pionera en Chile; es el primer cultivo de peces marinos en sistema de recirculación a lo largo de todo su ciclo productivo. Además, hemos cerrado el ciclo productivo completo de esta especie en sistema de recirculación de agua con ambiente controlado”, ahondó la ejecutiva.

En tanto, Fernando Hentzschel complementó que el desarrollo del cultivo de esta especie fortalecerá la posición de Chile como potencia acuícola, “diversificando su matriz productiva hacia otras especies y generando un positivo impacto en las regiones del centro y norte de Chile, potenciando, a su vez, la respectiva generación de nuevos empleos”.

Se espera que los peces crezcan hasta un tamaño de 5 kilos para que a partir del primer semestre del próximo año comenzar con cosechas semanales ininterrumpidas de 1.000 kilos (1 tonelada), para así lograr las metas de producción esperadas de 200 toneladas anuales en un inicio.

Ingeniería nacional

Mediante el proyecto “Engorda en Tierra SRA Chile” se está trabajando para reducir esa brecha, implementando un centro de engorda en tierra en ambiente controlado de alto nivel tecnológico, con tecnología cien por ciento chilena basada en un diseño y concepto de calidad de agua óptima. De este modo, las futuras actividades de engorda en tierra de Acuinor podrán ser más rentables mejorando los términos de intercambio para los productores en la fase de engorda, haciendo uso de los factores productivos conque cuenta el sector acuícola nacional, como son el capital humano, conocimiento en la evaluación y operación de este tipo de sistemas, proveedores de equipamiento y de servicios, de construcción y de montaje especializados, entre otros.

Finalmente, Muriel Teixido recalcó que están interesados en llegar también al mercado nacional con este pescado de cultivo: “Nos interesa desarrollar tecnología nacional, generar capacidades en el territorio, pero también abastecer con nuestro pescado al mercado local durante todo el año”.

LEA TAMBIÉN >> Óscar Garay explica qué se puede esperar de la acuicultura mundial después del coronavirus