Pescadores de caleta La Herradura, Coquimbo, recibieron del Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (Indespa) un aporte de $20 millones para repoblar de alga pelillo un espacio marítimo (área de manejo) que tienen a su cargo.

Con los fondos aportados, los recolectores beneficiados contribuirán a la recuperación de ese recurso y potenciarán su actividad, afirmó el Instituto en un comunicado de prensa.

El proyecto se enmarca en las distintas acciones que está llevando adelante el Estado para ir en ayuda del sector pesquero artesanal, que se ha visto afectado por la pandemia.

50 toneladas de algas

Puntualmente, la iniciativa contempla la provisión y siembra de 50 toneladas de plántulas de pelillo (plantas pequeñas), control del respectivo proceso crecimiento y capacitación para los pescadores favorecidos.

El director zonal de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), Juan Carlos Fritis, aseguró que uno de los objetivos de la institución es velar por los recursos asociados a las áreas de manejo: “Estamos contentos de poder hacer el traspaso de recursos -a través de Indespa- para poder generar la siembra y el cultivo de un recurso que es muy importante para la región de Coquimbo, como el pelillo”.

Fritis añadió que el proyecto aumentará la capacidad productiva de los pescadores, con el consiguiente beneficio para los 49 socios de la agrupación beneficiada y sus familias.

En tanto, el presidente del Sindicato de Recolectores de Algas La Herradura, Enrique Arredondo, subrayó el aporte que implica la entrega de los fondos: “Nos permitirá repoblar unas 50 toneladas de pelillo; será una gran ayuda para nosotros. Un 70% de los socios del sindicato depende de este recurso”.

El dirigente advirtió que al contar con una pradera más extensa de algas, podrán lidiar de mejor forma con el clima y las marejadas, dos factores que limitan la extracción de pelillo en determinadas épocas del año.

Los algueros de La Herradura, que comercializan su producción a través de intermediarios, cuentan con un plazo de 180 días para ejecutar el programa.