ASC (Aquaculture Stewardship Council) informó recientemente que el centro de cultivo de salmónidos “Caicura”, ubicado en la región de Los Lagos, en Chile, operado por Salmones Blumar, fue suspendido después de la fuga masiva de peces ocurrida el 28 de junio de 2020.

Para garantizar la independencia, la certificación ASC es auditada y aplicada por organismos separados conocidos como Organismos de Evaluación de la Conformidad (CAB). El CAB en este caso es Control Union Peru, que suspendió el certificado de la granja el pasado 3 de julio.

“Mientras se suspende un centro de cultivo, el producto que sale de allí no se puede vender como certificado por ASC”, dijeron desde el sello.

Para volver a certificarse después de un certificado retirado, el centro de cultivo debe someterse a una nueva auditoría completa después de 12 meses desde la fecha de suspensión.

Según lo informado, el “ASC Salmon Standard” establece requisitos extremadamente estrictos para garantizar que los centros de producción certificados minimicen sus impactos en su entorno local y sus vecinos. Aquí destaca el Criterio 3.4, que incluye una serie de requisitos que se ocupan específicamente de los escapes de peces.

“Para garantizar un impacto mínimo en el medio ambiente, no más de 300 peces pueden escapar de una granja certificada por ASC en cualquier ciclo de producción. Los centros de cultivo deben hacer pública la información sobre todos los escapes y utilizar sistemas de monitoreo efectivos y precisos”, manifestaron.

El “ASC Salmon Standard” también incluye muchos otros requisitos para minimizar los impactos, “como trabajar de cerca con las comunidades vecinas, usar medicamentos de manera responsable y monitorear la calidad del agua, todo lo cual garantiza que una granja se gestione de manera responsable”, concluyeron desde la organización.

Fotografía: Blumar