Como crítica fue catalogada la situación que están enfrentando los pelilleros de la región de Los Lagos, mayoritariamente de las provincias de Llanquihue y de Chiloé reunidos en la Mesa Alguera Pelillera regional, respecto a la próxima temporada de la alga conocida popularmente como pelillo, donde muchos recolectores podrían quedar cesantes al no contar con el recurso por falta de siembra, producida por la no renovación del financiamiento para el repoblamiento.

Así lo alertó Verónica Flores, presidenta de la Federación de Pescadores Artesanales y Acuicultores Ribera Norte del Río Maullín -reúne a trece sindicatos de la zona, traducidos en dos mil asociadas y asociados-, quien enfatizó que en reiteradas ocasiones han manifestado la necesidad de mejorar la aplicación de la Ley de Bonificación para el Repoblamiento y Cultivo de Algas (Ley N°20.925).

Dicha ley, según consta en sus articulados 1° transitorio y 5° respectivamente, la duración de la normativa es de diez años a partir del 2017 y un máximo de tres postulaciones al financiamiento por área de manejo o concesión acuícola, por lo que las y los pescadores piden modificar ambos, ampliándolos indefinidamente, en los territorios que lo ameriten en base a sus condiciones sociales, ambientales y económicas.

En este contexto, la dirigenta subrayó que el gremio ha sido afectado no tan solo por el Covid-19 (coronavirus) sino que también por la presencia de la fragata portuguesa y la aparición del epifitas del tipo Rhizoclonium, un alga invasora que afectó de manera considerable la producción alguera de este año.

“La ley de repoblamiento es un buen instrumento para potenciar la actividad, sin embargo, el tope de tres años establecidos para postular por área de manejo o concesión acuícola han demostrado ser insuficientes para asegurar una producción continua, por lo que solicitamos a autoridades y congresistas que podamos postular al beneficio de forma indefinida, asegurando el trabajo a una cantidad importante de recolectores, que dependen de la siembra para realizar su actividad”, argumentó.

Para finalizar, Verónica Flores enfatizó que es importante considerar la grave situación económica por la que atraviesa el sector en la actualidad y que -según dijo- puede derivar “en una crisis social sin precedentes a raíz de una paralización total de las actividades pelilleras”.

*Fuente de la foto destacada: Archivo Subpesca.