Utilizando más de cinco mil de conchas de locos, pescadores artesanales de Punta de Choros (región de Coquimbo), artistas de la zona y un grupo de voluntarios, organizaron una intervención en una de las playas del lugar para enviar un mensaje de protección por el archipiélago de Humboldt.

“Hemos estado trabajando distintas iniciativas para demostrar que el proyecto minero Dominga es una amenaza para este ecosistema y nuestro trabajo en la pesca artesanal”, comentó Rodrigo Flores, pescador de la Asociación Gremial de Punta de Choros y uno de los organizadores del encuentro. “Nos hubiera gustado que esta playa se llenara de personas, pero sabemos que estamos en una situación complicada, por lo que hicimos un pequeño grupo para mantener los cuidados necesarios y estuvimos prácticamente un día entero trabajando”, añadió.

Los organizadores dibujaron en la orilla de la playa una ballena sumergiéndose en el mar, de la cual se puede ver la cabeza y la cola, además de formar la frase “Sí a la vida”, uno de los mensajes que se han usado masivamente en la campaña “No a Dominga”, todo lo cual quedó registrado en fotografías y videos.

Francisco Salgado, uno de los artistas que participó de la iniciativa, explicó que “decidimos usar elementos naturales y representativos de la zona, como las conchas de los locos, un recurso biodegradable que además es trabajado sustentablemente por los pescadores del lugar en las áreas de manejo”.

Recordemos que el archipiélago de Humboldt genera el 80% del desembarque de locos de la región de Coquimbo, producción que se extrae desde áreas de manejo administradas por los propios pescadores artesanales, siendo las más productivas de todo el centro-norte de Chile y una de las principales fuentes de empleo en la zona.

El proyecto Dominga fue rechazado en su evaluación ambiental tanto a nivel regional como por el Comité de Ministros por sus graves deficiencias técnicas, por presentar información insuficiente sobre sus impactos y su deficiente línea de base del medio marino, entre otras razones. Actualmente, el proyecto se encuentra judicializado en el Tribunal Ambiental de Antofagasta tras la reclamación presentada por la empresa, instancia que debería dictar un fallo dentro de las próximas semanas.

“Sabemos que el Tribunal Ambiental ya llegó a acuerdo y ahora debe dictar una sentencia. Para nosotros es importante demostrar que este es un ecosistema único, sabemos de su importancia y por ello debemos protegerlo; siempre hemos defendido este espacio de la mega industria y lo seguiremos haciendo, sea Dominga o cualquier otro proyecto en el futuro”, finalizó Flores.