Con el fin de continuar avanzando en una serie de talleres sobre la pesquería de la centolla (Lithodes santolla) que comenzaron en 2017, científicas y científicos del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero de Argentina (Inidep) y del Instituto de Fomento Pesquero de Chile (IFOP), mantuvieron en las últimas horas una reunión virtual.

Esta cooperación tiene su fundamento en el marco de un convenio existente desde hace varios años entre ambas instituciones. En los últimos días, los integrantes del Programa Pesquerías de Crustáceos Bentónicos junto con investigadores del instituto trasandino, dialogaron sobre las distintas áreas de conocimiento en las que está trabajando cada grupo y buscando los puntos de encuentro a partir de los cuales se generará una agenda común.

Las investigadoras que participaron por parte del Inidep fueron la licenciada Carla Firpo, la ingeniera Cecilia Mauna y la técnica Valeria Mango, mientras que por el IFOP compartieron sus conocimientos los científicos Erik Daza, Eduardo Almonacid, Ruth Hernández y Cristian Vargas.

Hasta el momento, las principales líneas de investigación se centran en las modificaciones de las artes de pesca a fin de reducir el descarte de centollas no comerciales y la interacción con mamíferos marinos. En este sentido, el programa Pesquerías de Crustáceos Bentónicos ha realizado numerosas experiencias y estudios sobre la aplicación de los anillos de escape en las trampas de centolla y cómo su funcionamiento redujo notoriamente el descarte de juveniles y hembras, así como también de la fauna acompañante.

Justamente, en el Inidep se continúan los estudios sobre la efectividad del paño de inactivación de las trampas a fin de evitar la pesca fantasma. De igual manera, existe un convenio del Instituto con la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp) que enmarca las acciones tomadas en lo referente a las interacciones con mamíferos marinos.

Por su parte, en el IFOP han avanzado en algunos aspectos como las filmaciones de las artes desplegadas sobre el fondo marino, actividad que también está planificada para realizarse en Argentina.

Las reuniones y las investigaciones a desarrollar a futuro dan cuenta del enriquecimiento de la interacción entre los científicos, en beneficio de un recurso pesquero común para ambos países.