Mil unidades de locos y más de 1.500 kilos de lapas fueron liberados el pasado viernes (31 de julio) en la bahía Conchalí de Los Vilos, región de Coquimbo, como parte de un proyecto que llevan adelante pescadores artesanales.

La iniciativa, que ya se encuentra en su cuarta fase de ejecución, busca repoblar zonas marinas para un manejo sustentable de esas y otras especies como el piure, erizo rojo y choros, con el fin de sostener las poblaciones presentes e incrementar la oferta de nuevos recursos.

Para esto, los pescadores y el equipo profesional que los acompaña se trasladan a diferentes puntos del país para adquirir las especies y transportarlas a las zonas de manejo en Los Vilos, donde son cargadas en botes pesqueros y depositadas en el fondo de la costa en un trabajo coordinado entre mariscadores y buzos.

“Hace algunos años teníamos saturada el área de manejo donde hacíamos mucha extracción, entonces esta ayuda que nos está brindando Minera Los Pelambres es muy beneficiosa, porque hoy en día ya tenemos recursos en esta área gracias a que el producto que traemos pone sus semillas y así se va repoblando”, comentó el presidente de la Asociación Gremial de la Caleta Las Conchas, Óscar Villalobos.

El trabajo en la zona ya suma más de una década de ejecución, luego que en 2004 la Comisión Regional de Medio Ambiente aprobara la implementación de un fondo dispuesto por la compañía minera para el repoblamiento de dichas especies.

“Para Minera Los Pelambres, el apoyo no solo permite garantizar la sustentabilidad de los recursos marinos, sino también mejorar la proyección de las actividades comerciales de la comuna, principalmente de la gastronomía”. Así lo dijo -en un comunicado de prensa- Alejandra Medina, gerenta de Asuntos Públicos de Minera Los Pelambres, para quien “esta es una iniciativa que no solo beneficia a los pescadores y sus caletas, porque repoblar significa también dar un impulso al sector económico de Los Vilos, quienes gracias a este trabajo conjunto podrán mejorar la oferta gastronómica para sus visitantes y vecinos”, afirmó la ejecutiva.

Los ejemplares, que en este caso fueron comprados a los pescadores de la caleta de Huentelauquén, fueron liberados al mar mediante un trabajo coordinado con los profesionales de Bitecma, empresa que dispone del equipo técnico para ejecutar el repoblado de las especies.

Para el gerente de Bitecma, Armando Rosson, “estas áreas de manejo son constantemente vigiladas y sembradas mediante este proyecto, entonces estos sectores que son repoblados son mantenidos durante un plazo aproximado de dos años antes de iniciar la cosecha de los recursos”, explicó.

El proyecto ha permitido un repoblamiento total de 179.000 erizos rojos, 96.957 locos, más de 7.800 kilos de lapas, 6.500 de choros y 20 cuelgas de piure provenientes de diferentes puntos del país, y se suma a los buenos resultados que ha dejado el proyecto de repoblamiento del congrio colorado, ejecutado a través de un programa público-privado liderado por Colorado Chile, la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y Minera Los Pelambres.