El Consejo de Administración de Acuicultura (Aquaculture Stewardship Council, ASC) publicó su primer informe de Monitoreo y Evaluación (M&E), demostrando -según aseguró en un comunicado- por primera vez el impacto de la acuicultura responsable certificada, incluyendo mejoras en el desempeño ambiental de los centros de cultivo de salmón en Noruega, Canadá y Chile, y las instalaciones camaronicultoras en Vietnam.

El informe es producto de los requisitos de desempeño medibles de ASC, el compromiso con la transparencia y sus requisitos de que las acuicultoras hagan público su desempeño en más de 100 indicadores. El informe de M&E utiliza miles de puntos de datos de cientos de instalaciones certificadas para analizar tendencias en su desempeño, reforzado con estudios de casos que ilustran las ganancias sociales y ambientales, y el acceso al mercado.

Entre los hallazgos del informe citados por ASC, se revela que los centros camarinocultores han aumentado en un 50% su cumplimiento continuo de los requisitos de desempeño ambiental entre 2014 y 2018. El informe también encontró evidencia de que las instalaciones certificadas están aprendiendo a trabajar juntas, y con sus proveedores de alimentos, para reducir su dependencia de los peces capturados en la naturaleza en la alimentación que utilizan, lo que ayuda a reducir la presión sobre las poblaciones de pesca silvestre.

ASC detalló que las normas también contemplan requisitos de responsabilidad social, como tratar al personal y las comunidades locales de manera justa, y el informe ha revelado la importancia de esto, con mejoras demostradas en las horas de trabajo y las horas extras en todas las especies y países analizados, especialmente en los centros de cultivo de camarones en Vietnam, Ecuador y Honduras, y de salmón en Chile.

A su vez, según ASC, el informe encontró que el rendimiento de los centros mejora cuanto más tiempo esté en el programa, y los productores con más de una instalación compartirán los conocimientos sobre el rendimiento responsable de sus centros certificados a sus no certificados.

“Informar sobre nuestro impacto es una parte clave de la misión de ASC, y este informe demuestra el valor de la transparencia en un programa de certificación”, dijo Jill Swasey, jefa de Monitoreo y Evaluación de ASC. “Las instalaciones certificadas por ASC deben ir más allá cuando se trata de publicitar sus datos de rendimiento. Podemos usar eso para identificar tendencias y adaptar aún más los estándares ASC, y la industria en general puede usarlo para identificar desafíos y oportunidades de mejora”, añadió.

Para más detalles (en inglés), presione aquí.