La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) perfiló un “nuevo estándar” para proyectar y desarrollar la salmonicultura en la Región de Magallanes, al participar este miércoles 5 de agosto en el encuentro Aqua Forum Patagonia 2020, organizado por el Grupo Editorial Editec.

“Estamos hablando de una acuicultura que tiene que ser responsable no solo sanitaria y ambientalmente, sino socialmente. Que integre a los diversos actores y sea, además, capaz de entregar información veraz, transparente y oportuna”, especificó en la cita el jefe de la División de Acuicultura, de Subpesca, Eugenio Zamorano, quien hizo uso de la palabra, en representación del subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya.

Junto a Zamorano, participaron en la actividad la directora de Sernapesca, Alicia Gallardo, y la directora zonal de Subpesca, Paulina Barraza, además de diversos actores del rubro.

Zona con particularidades

En su presentación “Normativa para proyectar el crecimiento y sostenibilidad de la salmonicultura en Magallanes”, Eugenio Zamorano advirtió, en primer término, que el sector acuícola en esa región presenta rasgos particulares, si se le compara con los de otras zonas del país.

La región, dijo el representante de Subpesca, cuenta con 47.600 kilómetros de borde costero, 90% del cual está destinado a la protección ambiental: “Hay condiciones únicas y de alto valor ambiental, y un interés ciudadano por mantener dichas condiciones”, manifestó.

Consignó, además, que en Magallanes las posibilidades de crecimiento de la actividad son limitadas, debido al espacio disponible y al acotado número de empresas que operan en la región.

En la zona hay un total de 130 concesiones de acuicultura, lo que equivale al 10% del total nacional. Actualmente, en Magallanes no hay áreas disponibles para instalar concesiones y el acceso para otorgarlas está cerrado.

En ese marco, el representante de Subpesca ahondó en el “nuevo estándar” al que debe apuntar el sector salmonicultor en la región, de cara a su proyección y desarrollo sustentable.

Dicho esquema debe considerar, por ejemplo, una adecuada y efectiva integración del sector con la comunidad: el empleo de mano de obra y proveedores locales, así como el procesamiento de las cosechas en la zona, se cuentan entre las opciones para avanzar hacia esa meta.

Prevenir contingencias

Un nuevo estándar debería igualmente incluir, de acuerdo con el representante de Subpesca, el monitoreo de la biodiversidad –más allá del área inmediata de los centros de cultivo– y el desarrollo de certificaciones voluntarias por parte de los productores, entre otras fórmulas.

De ese modo, insistió Eugenio Zamorano, la actividad salmonicultora enfrenta el desafío de adecuarse progresivamente a mayores exigencias, lo que implica prevenir y mitigar contingencias de un modo cada vez más eficiente, además de entregar información veraz, transparente y oportuna.

El representante de Subpesca hizo un llamado a los productores para que sean proactivos en el actual escenario y les hizo ver que el futuro de la actividad en Magallanes está supeditado en buena medida a los cambios que ellos mismos impulsen. “Esto no requiere una reforma legal y reglamentaria. Una ley no modifica necesariamente la realidad; un cambio de actitud, sí”, sintetizó al cerrar su presentación.

Mantener el respeto por los mares

En la conferencia organizada por Editec también estuvo presente la directora nacional de Sernapesca, Alicia Gallardo, quien recalcó la necesidad de que la acuicultura progrese en el país considerando conceptos como el de “Una Salud” y la implementación de un “enfoque ecosistémico”, que considere distintas variables, más allá de lo estrictamente operativo. “Hay que buscar un equilibrio”, expresó.

En cuanto a Magallanes, sostuvo que aquí “se debe avanzar hacia una salmonicultura más sustentable”. En ese sentido, llamó a “mantener el respeto por los mares” en los centros de cultivo, y a que las plantas de proceso se comprometan también con la producción de alimentos inocuos, sobre todo en estos tiempos de pandemia.

“La región de Magallanes mantiene una buena condición sanitaria. Sin embargo, hay que reforzar la vigilancia de enfermedades emergentes. Es necesario realizar una reevaluación de la estrategia de vigilancia y control de enfermedades endémicas, como BKD e ISA, así como se requiere fortalecer medidas preventivas y de control ante contingencias ambientales”, manifestó la autoridad.

Este jueves 5 de agosto continúa AquaForum, la cual tendrá su primer módulo –sobre sustentabilidad– disponible para ser visto a través de www.aqua.cl.

Descargue aquí el PROGRAMA-AQUAFORUM-PATAGONIA