Este martes 11 de agosto se celebra en Chile el Día del Práctico, en conmemoración a la promulgación en 1858 del primer Reglamento de Prácticos de Bahía para el Puerto de Valparaíso durante el Gobierno de Manuel Montt.

Sin embargo, su función, a pesar de ser muy valorada en el ámbito marítimo por su gran importancia, no es de amplio conocimiento para el resto de la población.

El práctico o piloto, como también se le conoce, es aquel profesional que no es parte de la dotación de una nave y tiene como función primordial asesorar a su capitán en todo lo relativo con navegación, maniobras en puerto y legislación del país.

El servicio de practicaje y pilotaje está a cargo de la Armada de Chile, específicamente de la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar) como autoridad marítima nacional. Y quienes lo ejecutan, tienen conocimientos profesionales sólidos, con una base sustentada en la experiencia y en las habilidades personales, permitiéndole a las naves arribar y zarpar desde sus puertos o transitar por los canales australes con su cargamento oportunamente, con seguridad y eficacia.

En efecto, para constituir el servicio de practicaje y pilotaje se recurre a los capitanes y comandantes que han prestado servicios en la marina mercante y en la Armada, respectivamente, con una carrera exitosa como pilotos u oficiales, los que después de un proceso de selección, períodos de instrucción y de habilitación, los hace capaces para convertirse en un práctico con conocimientos para maniobrar.

Respecto a la labor que realizan los prácticos, el director general del Territorio Marítimo y Marina Mercante, vicealmirante Ignacio Mardones, manifestó: “Quiero felicitar a los que ayer y hoy integraron e integran este prestigioso cuerpo de profesionales que cumplen la estratégica labor de dar seguridad en la navegación en los intrincados canales y en puertos de nuestro territorio marítimo”.

“Chile, país marítimo por esencia, moviliza sus importaciones y exportaciones en más del 95% a través del mar y parte de esta cadena logística son los prácticos, un eslabón inseparable que no se detiene, aún en las más adversas situaciones nacionales e internacionales. Demostración de aquello ha sido la continua labor profesional que hoy siguen desarrollando, pese a la crisis pandémica que afecta al mundo y nuestro país. Su salud ha sido expuesta al riesgo, pero como siempre, su espíritu profesional y patriótico, renace en la adversidad”, recalcó el vicealmirante Mardones.

Por todas esas razones, en este 162° aniversario, cabe destacar el rol que cumple el servicio de practicaje y pilotaje, que presta un valioso apoyo para el desarrollo nacional, protegiendo la vida humana en el mar y resguardando el medio ambiente acuático, al asegurar tanto el óptimo tránsito de buques por los canales australes, como realizando eficazmente las maniobras de atraque y zarpe de los mismos desde los puertos de todo el país.

*Fotos: gentileza Directemar.