Mediante una carta enviada a la presidenta de la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado, Ximena Rincón, la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach) manifestó su posición respecto del proyecto denominado “Ley Bentónica” que actualmente se discute en el Congreso y que la organización venía impulsando desde el año 2014.

Según argumenta la Conapach, si bien el proyecto refleja algunas peticiones del sector bentónico nacional, las mujeres y hombres de mar han visto cómo se han postergado diversas mociones promovidas por senadores que recogen las demandas de buzos y recolectores del país, materias donde la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), a su juicio, no ha generado soluciones alternativas, aludiendo a la falta de presupuesto y a un exceso de carga administrativa en las diversas pesquerías.

Por otro lado -cita la Conapach-, la Subpesca justifica la falta de gestión a que las competencias corresponden a otros ministerios, en los casos que se refieren, por ejemplo, al resguardo del acceso a las playas y áreas de manejo, con servidumbres de tránsito que aseguren la actividad productiva. “Pareciera que el trabajo del Ministerio de Economía se agota en la inhabilidad, sin realizar las coordinaciones interinstitucionales para abordar estas problemáticas y lograr los patrocinios correspondientes de otros ministerios, tal como ocurrió con la Ley de Caletas”.

LEA >> Lo califican de indiferente: Dirigentes de la Conapach expresan su molestia con el ministro de Agricultura

LEA TAMBIÉN >> En reunión con directora de Sernapesca: Conapach pide retirar proyecto que crea nuevo ministerio

“Entonces -añade la carta de la Conapach- surge la pregunta de para qué se está legislando, si no se es capaz de enfrentar los mayores desafíos que la realidad de las pesquerías bentónicas nos exige abordar y con perspectiva de largo plazo; reconocer el buceo y la caza de peces de roca, revisar los roles de los comités de manejo y las instituciones públicas, especialmente la Subpesca”.

A lo que agrega: “Establecer mecanismos de resolución de conflictos que equilibren las condiciones de participación de los actores, deben ser reconocidas y resueltas en esta ley que se propone visibilizar al sector bentónico y reconocer legislativamente sus particularidades; otro tanto, es la realidad de las floraciones algales nocivas (FANs), conocidas como marea roja, que requieren una respuesta institucional respecto de su impacto en las pesquerías bentónicas”.

Del mismo modo, las y los pescadores recalcan que se ha impulsado una “Ley Bentónica” para que se reconozca este subsector dentro de la actividad artesanal, “y se establezca un estatuto propio para el acceso a sus pesquerías, con alta participación de los pescadores y un sistema de gestión territorial basado en planes de manejo. Es que no es una concesión del Estado, son logros del sector pesquero, y no políticas públicas surgidas desde los diferentes gobiernos que hemos tenido desde el retorno a la democracia”.

Ante lo anterior, la Conapach, en su misiva, propone poner atención a los siguientes puntos:

“1.- Se requiere explicitar el compromiso institucional y financiero con la ‘Ley Bentónica’. El Gobierno debe abordar esta ley con convicción y abordar el mayor requerimiento de recursos y personal que deben ser incorporados en el debate de esta ley así como la desconcentración y regionalización del manejo de las pesquerías bentónicas.

2.- La ley debe reconocer las distintas actividades desarrolladas por el sector bentónico. Nos referimos a la reincorporación de los peces de roca en las especies autorizadas a los buzos, recordando que la Ley de Pesca no lo prohíbe y que fue solo por una resolución, la R.E. 3115 del 2013, en que se eliminaron los peces de la categoría de buzos, por lo que debe entenderse que solo estamos pidiendo mantener lo que ha permitido la Ley de Pesca desde el año 1991 y es una realidad en todo el país.

3.- La renovación de la región contigua entre las regiones de Los Lagos y de Aysén permanece sin solución, afectando tres de las principales pesquerías bentónicas de esas regiones: erizo, luga y almeja, sin que la autoridad haya logrado un consenso entre los distintos actores.

LEA >> Dirigente de Quellón por zonas contiguas: “Tenemos que empezar a hablar de la macrozona del erizo”

LEA TAMBIÉN >> Organizaciones y gremios del comercio y acuicultura piden que se resuelva problema de las “zonas contiguas”

4.- Revisión de los roles y equilibrios entre autoridad pesquera y comités de manejo. En representación del sector artesanal han participado más de 200 dirigentes en los comités de manejo tanto de pesquerías demersales, pelágicas y bentónicas, acumulándose una experiencia que se puede calificar en muchos casos de frustrante, ante la poca consideración de los comités de manejo y sus propuestas en las decisiones finales de la autoridad pesquera sobre los planes de manejo.

5.- Obligatoriedad de planes de manejo en pesquerías con acceso cerrado o sujeta a medidas de administración. Consideramos que las pesquerías bentónicas deben estar sujetas a las mismas obligaciones en materia de exigibilidad de planes de manejo, conforme con el artículo 8°, es decir que tratándose de pesquerías con acceso cerrado o de pesquería en régimen de recuperación o desarrollo incipiente, la Subsecretaría ‘deberá’ establecer un plan de manejo.

6.- Estamos plenamente de acuerdo que se incorpore la realidad de las FANs, conocidas como marea roja y su impacto en las pesquerías bentónicas, tanto en los planes de manejo como en los programas de recuperación de las pesquerías bentónicas sobreexplotadas o colapsadas, teniendo programas definidos para mitigar el impacto de los sectores afectados por la marea roja. Una Ley Bentónica que no aborda cambio climático y el fenómeno asociado de la marea roja, no es una ley con respuestas para el futuro.

7.- Rechazo total a los artículos transitorios que plantean la moratoria en el acceso a las pesquerías bentónicas, tanto para personas como para embarcaciones, ya que el clamor de los pescadores es la regularización o actualización de las nóminas de pescadores autorizados y no la limpieza de registro que ya ocurrió con más de 35 mil caducados entre el año 2014 y 2016″.

RELACIONADO >> Sernapesca llama a usuarios a actualizar sus datos en el Sistema de Trazabilidad

El documento enviado concluye pidiendo a la senadora Ximena Ricón que en los temas que siguen en debate, “se exijan soluciones de fondo, porque el Estado está al debe con el sector bentónico desde el año 1991, en que los confundió con las demás actividades artesanales, aplicándoles un sistema de administración basado en el control de barcos que se implementó sobre buzos y recolectores; personas en definitiva cuya actividad en el mar no está determinada por una inscripción en el registro artesanal, sino por el ejercicio directo y habitual de la pesca artesanal”.

LE PUEDE INTERESAR >> Conapach se refiere a proyecto de ley que otorga cuotas de género en la pesca artesanal