“La idea de encargar la construcción a China surgió como una alternativa para mejorar los tiempos de fabricación según nuestros planes de producción en curso. Y decidimos seguir trabajando con Ascon, y cerrar un acuerdo con una compañía del gigante asiático, especializada en proyectos de construcción e ingeniería de alto nivel”.

Así comenzó diciendo el gerente de operaciones de Ventisqueros, Sergio Vargas, para quien la experiencia “fue muy buena”, ya que la empresa cumplió con los tiempos de fabricación y despacho acordados.

Los pontones -agregó- cuentan con las condiciones óptimas de habitabilidad y funcionamiento que Ventisqueros ya estaba implementando: capacidad de 500 toneladas de alimento, mejora en la habitabilidad para las personas, planta de generación de agua dulce con capacidad de 3.000 litros diarios, compresores para la extracción automática de mortalidad y un sistema de ensilaje automático, entre otras características.

“Estas estructuras cuentan con mejoras en su diseño, que permitirán una disminución de los impactos de los temporales sobre el pontón, lo que implica mayor seguridad para nuestros trabajadores”, expresó Vargas. A lo que añadió: “Además, contaremos con aire acondicionado en la sala de control, una tercera sala de estar y un display mejorado y más interactivo, lo que permitirá controlar de forma más eficiente el pontón desde el puente de mando”.

A pesar de los difíciles momentos generados por la pandemia del Covid-19 (coronavirus) y los efectos económicos que ha traído esta crisis, Ventisqueros ha querido mantener su plan de inversión para este 2020, con el objetivo de mantener su producción en toda la cadena de valor.

Así lo aseguró el gerente general de Ventisqueros, José Luis Vial, quien manifestó: “Esta nueva generación de pontones es parte de nuestro plan de modernización, tecnologización y eficiencia, pensando en la seguridad de nuestros colaboradores, y en las mejoras productivas en la alimentación de nuestros peces”.