Recientemente, la salmonicultora de origen noruego, Grieg Seafood, informó sus resultados financieros correspondientes al segundo trimestre de 2020. La compañía describió que se cosecharon 23.910 toneladas, un 10% más que lo registrado en el mismo periodo de 2019.

De acuerdo con lo detallado, el precio promedio para el segundo trimestre fue inferior en comparación con igual período del año pasado, principalmente, impulsado por las turbulencias que ha significado la pandemia del Covid-19 en los mercados. No obstante, la reducción se compensa, en parte, con un volumen de cosecha un 10% mayor.

Los ingresos totales durante el trimestre ascendieron a NOK 1.4 billones, cifra menor a los NOK 1.5 billones del segundo trimestre de 2019. Los costos de la actividad durante el trimestre aumentaron con respecto al mismo trimestre del año pasado. El aumento se relaciona con los efectos negativos del tipo de cambio y el incremento del costo por kilogramo en la zona de Rogaland, debido a un menor volumen de cosecha.

La compañía también informó, como hechos puntuales, que un total de 20 sitios fueron certificados por ASC al final del trimestre, lo que representa un 36% de la producción neta, así como la finalización con éxito de la emisión de bonos verdes senior no garantizados por NOK 1 billones.

En cuanto a los planes a  futuro, la firma habló sobre una “nueva orientación” de producir 95.000 toneladas (y no 100.000) en 2020, debido a la reducción del crecimiento en Finnmark provocada por temperaturas del agua de mar inferiores a la media, además de ajustes del mercado.

Covid-19

El grupo especificó que la pandemia de Covid-19 continuó afectando la situación del mercado en el segundo trimestre. La escalada de la pandemia y las medidas tomadas por los gobiernos de todo el mundo para abordar la situación han provocado incertidumbres, dijeron, tanto para los productores y procesadores como para los consumidores finales. Sin embargo, a pesar de las circunstancias, “la demanda de salmón Atlántico (Salmo salar) se mantuvo fuerte y Grieg Seafood ha podido mantener operaciones eficientes durante todo el trimestre”, manifestaron.

Al referirse al desempeño del grupo, el CEO de Grieg Seafood, Andreas Kvame, expresó que “el segundo trimestre de 2020 se vio afectado por el efecto continuo de la pandemia Covid-19. Gracias a nuestros fantásticos empleados, me enorgullece afirmar que hemos podido mantener operaciones eficientes durante todo el trimestre. La seguridad y el bienestar de los empleados es nuestra prioridad y hemos mantenido todas las medidas de salud y seguridad implementadas al comienzo de la pandemia para reducir el riesgo de brotes tanto como sea posible”.

Añadió que “hemos visto interrupciones en el mercado de Estados Unidos debido al Covid-19, que es abastecido principalmente por nuestra región de Columbia Británica. Sin embargo, los precios más bajos en dicho mercado se han visto acompañados de una biología mejorada, costos más bajos y una mayor competitividad”.

“Mientras estamos en medio de una pandemia, no hemos dejado en suspenso nuestros compromisos con la sostenibilidad. Reducir nuestra huella ambiental y mejorar el bienestar de los peces son factores clave para lograr nuestros objetivos financieros y operativos. Durante los últimos meses, recibimos la certificación ASC en dos nuevos sitios y fortalecimos nuestro objetivo de reducción de gases de efecto invernadero. Con la soya brasileña en nuestro alimento, también nos preocupa el aumento de las tasas de deforestación en dicho país. Estamos comprometidos a utilizar nuestro poder de mercado para impulsar el fin de la deforestación relacionada con la soya proveniente del Cerrado brasileño”, cerró el ejecutivo.