Salmones Camanchaca S.A. reportó -ayer jueves 20 de agosto- sus resultados correspondientes al segundo trimestre (2T) del año, oportunidad en la que también presentó su sexto reporte de sostenibilidad, que da cuenta de un nuevo modelo para las relaciones con el medio ambiente, la comunidad y gestión operacional.

“A pesar de la crisis sanitaria y económica, la compañía sigue adelante con su estrategia de negocios, priorizando productos de mayor valor agregado que permiten atender mejor a la demanda actual, y promoviendo el cultivo sostenible de salmón en toda su cadena de valor, en línea con su modelo de sostenibilidad y que se ve reforzado con la publicación de su sexta edición del reporte de sostenibilidad el día de hoy (jueves)”, destacó el vicepresidente de Salmones Camanchaca, Ricardo García, en la reunión trimestral con inversionistas.

El ejecutivo también aseguró que “en momentos de pandemia, la seguridad de nuestros trabajadores sigue siendo prioritaria y Salmones Camanchaca ha dispuestos los recursos y desplegado esfuerzos para mantener su continuidad operacional basada en la seguridad de las personas. Todas las medidas sanitarias y de protección implementadas tempranamente en toda la organización han demostrado ser eficientes y, en consecuencia, hemos tenido menos de 1,5% de casos contagiados Covid-19 (coronavirus), con positividades inferiores al 0,5%”.

En el primer semestre (1S), Salmones Camanchaca registró un aumento de 42% en el volumen de cosechas comparado con el mismo período del año anterior, alcanzando cosechas y ventas cercanas a las 25 mil toneladas WFE (pescado entero equivalente). Además, la empresa reiteró sus estimaciones de cosecha para 2020 en torno a 55 mil toneladas WFE.

El incremento del volumen de ventas, sin embargo, estuvo acompañado de un leve incremento de ingresos debido a los menores precios de mercado del 2T, los que cayeron 188 centavos de dólar o 28% comparados con el mismo trimestre de 2019 como consecuencia de contracciones de la demanda mundial afectada por la pandemia, especialmente en el segmento de restaurantes y hoteles.

Sin embargo, Salmones Camanchaca tuvo una importante reducción de costos en el trimestre, con un costo total de cultivo y procesos que cayó 122 centavos de dólar. Los costos de cultivo bajaron desde $4,55/kg WFE a $3,57, mientras los de procesos lo hicieron desde $1,37/kg WFE a $1,13. “Esto, a pesar de una escala limitada por la situación de pandemia y costos asociados a la protección de las personas”, afirmó la productora de salmónidos en la misma presentación a los inversionistas.

El Ebitda (beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros) de los primeros seis meses del año fue US$9,3 millones, 58,9% menor que en el mismo período de 2019, explicado por la caída de precios, que en el semestre fue de 78 centavos de dólar o 15%, y también afectada por los mayores costos del primer ciclo de salmón coho. Con todo, la compañía mantiene un EBIT (beneficio antes de intereses e impuestos) operacional del semestre de US$2 millones.

“Cuando reina la incertidumbre, y las compañías enfrentan una situación sin precedente de presión en los mercados, costos e inversiones, Salmones Camanchaca ratifica su compromiso y respeto por el medio ambiente, el bienestar de nuestras comunidades y sus objetivos de bajo costo tanto en cultivo como en proceso. A pesar de la mayor turbulencia de las aguas, nuestro horizonte no ha cambiado y el barco sigue su curso seguro. En el corto plazo, la falta de rentabilidad sirve a un propósito, cual es hacernos más eficientes y eficaces que nunca, y serlo en todo lo que hacemos”, concluyó García.

Para más detalles descargue los siguientes documentos:

Análisis_Razonado_Salmones Camanchaca_1S

Estados_Financieros_Salmones Camanchaca_1S