El Congreso despachó este martes 25 de agosto a ley un proyecto que busca beneficiar al sector pesquero artesanal, frente a las complicaciones generadas por la pandemia del Covid-19 (coronavirus) sobre la actividad.

Entre otros puntos, la norma posterga la obligación de los pescadores de instalar cámaras a bordo de sus embarcaciones hasta enero de 2024 y suspende las caducidades en las inscripciones del Registro Pesquero Artesanal (RPA), instrumento que posibilita las operaciones cotidianas del sector, hasta diciembre de 2022.

Tras ser ratificada por la Cámara de Diputadas y Diputados -en tercer trámite y por amplio margen- solo resta la promulgación de la ley y su publicación en el Diario Oficial para que entre en vigencia.

LEA >> Adecuación de normas del área pesquera para enfrentar efectos de la pandemia será ley

“Esta ley apoya de manera concreta a los pescadores de todo Chile, que tantas complicaciones han enfrentado durante la pandemia. Se trata de normativas que hoy permiten al sector artesanal proyectarse para seguir desarrollando su trabajo, contribuyendo así a la recuperación del sector y al sustento de sus familias. Agradecemos sinceramente el apoyo de los distintos sectores politicos que permitió concretar esta iniciativa”, afirmó el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Lucas Palacios.

El empleo de cámaras en las embarcaciones está contemplado en la Ley N°20.265, cuyo propósito es disminuir la práctica del descarte, vale decir la devolución al mar de peces u otros recursos durante las faenas de captura.

El deber de llevar esos dispositivos comenzó a regir en enero de este año para el rubro industrial. En el caso del sector artesanal, en tanto, la vigencia de la norma también estaba prevista para el año en curso.

Esta norma dará más tiempo a los pescadores para instalar las cámaras en sus embarcaciones, sin que deban incurrir ahora en gastos para financiarlas, advirtió, por ejemplo, el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya.

Al suspenderse las caducidades en el RPA, en tanto, las y los pescadores podrán seguir ejerciendo sus labores, en un momento en que la continuidad de las operaciones es clave para contribuir a la recuperación de la actividad artesanal.