La Alianza Global de la Acuicultura (GAA, por su sigla en inglés) dijo estar complacida en anunciar que su programa de certificación Mejores Prácticas en Acuicultura (BAP) ha completado con éxito la fase piloto para la auditoría remota de pisciculturas, centros de cultivo y fábricas de alimentos para especies hidrobiológicas (incluida la auditoría remota de clústeres y grupos).

Después de las continuas solicitudes de las instalaciones, proveedores y patrocinadores para continuar brindando toda la gama de garantías a través del programa BAP a pesar de los efectos de la pandemia del Covid-19 (coronavirus), la GAA detalló que 239 auditorías remotas, incluidos 66 pilotos, se llevaron a cabo entre el 3 de abril y el 21 de agosto.

«El valor que ofrece la auditoría remota se ha entendido y apreciado claramente como una solución proactiva para nuestras instalaciones, proveedores y patrocinadores elegibles», aseguró el director ejecutivo (CEO), Wally Stevens. «También estamos agradecidos por el apoyo que nuestros siete organismos de certificación han brindado a esta nueva metodología de auditoría remota. Esta solución ofrece la mitigación necesaria para la interrupción grave y las restricciones de viaje generalizadas provocadas por la pandemia del Covid-19», añadió.

El programa BAP ahora se ha centrado en desarrollar una solución de auditoría remota para el Estándar de Procesamiento de Productos del Mar 5.0, que se aplica tanto a las instalaciones de procesamiento de pescados y mariscos capturados en la naturaleza como a los de origen acuícola. Hasta ahora se han completado dos proyectos piloto con un total de 22 programados.

LEA >> GAA lanza documento de orientación para plantas de proceso en tiempos de coronavirus

LEA TAMBIÉN >> Nuevo estándar de BAP ya está disponible para comentarios públicos

RELACIONADO >> Anuncian a los nuevos miembros del Comité de Supervisión de Normas de la GAA

*Fuente de la foto destacada: GAA.