La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) efectuó el pasado viernes 28 de agosto un taller virtual para difundir el nuevo reglamento que impone mayores exigencias a las estructuras de cultivo de salmones, de modo de disminuir el riesgo de hundimiento de jaulas o escape de peces.

En la actividad, encabezada por el jefe de la División de Acuicultura de Subpesca, Eugenio Zamorano, participaron representantes de más de cuarenta empresas acuícolas de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes.

Durante el taller, Subpesca expuso en detalle la norma, mientras que los asistentes tuvieron la posibilidad de formular observaciones en torno al reglamento, contenido en la Resolución Exenta N° 1821.15

Con el objetivo de despejar cualquier duda que pueda persistir sobre el tema, las empresas tendrán la posibilidad de plantear consultas a la Subsecretaría hasta el 11 de septiembre próximo.

Según lo informado, la nueva norma dispone que los centros de cultivo deberán someterse a “verificaciones” semestrales, vale decir a inspecciones de los elementos que conforman las estructuras (tanto sumergidos, como en superficie) para efectuar las mantenciones o reparaciones necesarias.

Se instruye, además, la certificación anual de esas instalaciones. La acreditación deberá ser realizada por un especialista o una entidad distinta del titular de la concesión salmonicultora.  Con ese fin, se creará un registro de certificadores integrado por personas o agencias que garanticen idoneidad para desarrollar esa labor clave.

La norma de Subpesca considera una metodología relacionada con la medición de los distintos elementos que puedan impactar sobre las jaulas de cultivo o que de algún modo se vinculan con ellas: corrientes, vientos, olas, profundidad del área acuícola, características del fondo marino, entre otros.

“Se trata de una normativa que venimos trabajando durante los dos últimos años y que, básicamente, comprende mejores y más exigentes estándares para el cultivo de los salmones en las jaulas, con el fin de prevenir hundimientos y escapes”, destacó en su momento el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya.

El nuevo reglamento advierte específicamente que en las fórmulas de cálculo de las estructuras de cultivo, las salmoneras deberán considerar los peores escenarios climáticos y oceanográficos posibles, de manera que las jaulas posean efectivamente los máximos estándares de seguridad.

El reglamento de Subpesca se basa en datos reunidos en un estudio del Fondo de Investigación Pesquera (FIPA), cuya ejecución se encargó a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, así como en normas internacionales.