Una enorme ola creada en base a plásticos reciclados se puede ver en medio del centro comercial La Morea en Pamplona, España. Esta imponente escultura, que llama a crear conciencia sobre el reciclaje, fue creada por el colectivo chileno CIAN Arte Nómade, quienes se trasladaron a Europa en medio de la pandemia para levantar este proyecto.

El grupo de artistas y escultores ganó una licitación para crear una obra que promoviera el reciclaje en la provincia de Navarra. A diferencia de otras organizaciones, su propuesta incluía viajar hasta España para crear la escultura con los residuos plásticos generados por la propia comunidad en Pamplona, los que fueron recolectados a través de una campaña que invitó a las familias a reciclar las botellas y envases plásticos que habían utilizado en sus propias casas tras permanecer en cuarentena.

“Nosotros implicamos a la comunidad, las hacemos partícipes en la recolección del material y eso nos identifica”, comenta Marcelo Soto, director de CIAN, quien además detalla que la organización sin fines de lucro WWF (Fondo Mundial de la Naturaleza) realiza todos los días una campaña de concientización sobre el reciclaje que acompaña a la exposición de la escultura.

“Lo bueno de esta obra es que cuando termine su exposición en este centro comercial, se irá a la planta de reciclaje de la agencia que nos contactó y tendrá fines educativos”, destaca Soto, quien subraya que para ellos es relevante que sus piezas artísticas no terminen siendo desechos contaminantes.

Respecto a su llegada a España en plena crisis sanitaria mundial, el director de CIAN explica que fue compleja y que solo pudieron ingresar por la extensión de una visa que mantenían desde el 2019, y que se sumó al apoyo de la Dirección Regional Metropolitana de ProChile, quienes les emitieron una carta que justificaba la actividad que iban a realizar. “La creación de esta obra fue posible gracias a la colaboración y auspicio de la Fundación Revalora Chile y de la gestión de ProChile”, puntualiza.

Gracias a la visibilidad de este nuevo proyecto junto con otros varios que han levantado en Chile, ya proyectan llegar a otros países como México, específicamente a la península de Yucatán donde, según explica Soto, “tienen un grave problema con la contaminación del mar”.

“La idea es poder hacer contenedores con formas atractivas para llamar al reciclaje, además de una gran escultura que sea un hito en las principales playas y que denote el interés de salvaguardar el ecosistema marino. Lo otro es poder capacitar a artesanos locales en la ejecución de distintos elementos utilitarios con residuos plásticos”, adelantan desde CIAN.