En 2009, Karen Cisternas tomó un curso del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) que la instruyó para curtir cuero de pescado. De ahí en adelante, esta emprendedora de Los Vilos (región de Coquimbo) ha seguido aprendiendo y conociendo distintas técnicas que la han llevado a la elaboración de piezas cada vez más originales y a incursionar incluso en la orfebrería con su emprendimiento Kacile.

«A nosotros nos enseñaron a curtir pero no a teñir. Empecé a hacer cosas básicas como llaveros y billeteras, después tuve la curiosidad de hacer otras cosas porque siempre me ha gustado la orfebrería y siempre estoy ávida de aprender cosas nuevas. Estoy desarrollando unas pequeñas piezas en plata. Antes hacía monederos y llaveros pero cocidos, con hilo macerado y después empecé a aplicar todo lo que he aprendido: metales, resina y teñido», detalló.

En cuanto a su emprendimiento, Karen explica que se ha mantenido: «Sigo trabajando, hago entregas a diferentes regiones, tengo esperas de muchos pedidos. Me he mantenido y, en este sentido, las redes sociales y el boca a boca, son el mejor apoyo para un emprendedor».

En esa línea es que la Fundación Cocinamar, por medio del Programa Apoyo al Entorno para el Emprendimiento y la Innovación Regional (PAEI), «Fortalecimiento de la red de emprendedores de la pesca artesanal en la región de Coquimbo», apoyado por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y el Gobierno Regional (GORE), impulsa iniciativas para integrar a pescadores a su red de emprendedores Cocinamar y brinda herramientas que contribuyan a mejorar sus emprendimientos y sus ventas.

LEA >> Pescadores y acuicultores comparten sus experiencias en concurrido seminario virtual

RELACIONADO >> [OPINIÓN] Impulsar la acuicultura de pequeña escala

Al respecto, el director regional de Corfo, Gregorio Rodríguez, adujo que, «queremos empoderar a las mujeres de la zona y apoyarlas a emprender con éxito. Nuestro desafío es tener enfoques de género en cada uno de nuestros programas. Hoy día estamos trabajando para que ellas surjan, creen, innoven, salgan y puedan cumplir sus sueños», aseguró.

LEA >> Emprendedoras de la pesca artesanal buscan opciones para reinventarse

LEA TAMBIÉN >> Fortalecen la red de emprendimiento de mujeres de la pesca artesanal

[OPINIÓN] Mujer en la pesca artesanal

«Contactamos a Karen Cisternas pues conocíamos su trabajo con cuero de pescado y creíamos que era importante apoyarla y que se sumará a la red de emprendedores de Cocinamar para mostrar otras facetas innovadoras que realizan las mujeres en la pesca artesanal de la región. Por ello ha participado de los talleres para emprendedores y emprendedoras que hemos organizado online, enfocados en las y los pescadores de la región de Coquimbo. Este 14 de septiembre desde las 20:00 horas se realizarán capacitaciones para mejorar el uso de redes sociales, una herramienta que es muy importante para los que están haciendo comercio electrónico como es el caso de las artesanías de Karen», explicó Griselda Ilabel, directora del proyecto.

Desde este trabajo nació una alianza que conectará a Karen Cisternas con nuevos mercados. Desde septiembre algunos de los productos Kacile se pondrán a la venta en una boutique de Valparaíso, región de Valparaíso, cuyo enfoque es la venta de productos creados por emprendedoras. Para Susana Barrientos, dueña de Casa Boutique, «lo que hace Karen lo encuentro muy innovador y además que ella hace todo el proceso, entonces creo que eso tiene un valor súper importante. Yo le vendo a mujeres, y nosotras andamos buscando productos que tengan una fortaleza detrás. En ese sentido, que estos productos sean creados por otra mujer, tiene un valor agregado. Además, una mujer que está metida en un mundo de hombres y que ha podido brillar», destacó Susana Barrientos.

Cabe destacar que producto de la pandemia la tienda de emprendedoras de Susana funciona online en Instagram como @casaboutique_subarrientos, desde Valparaíso.

Sobre esta alianza, Karen Cisternas manifiesta que «el tiempo demuestra que estás haciendo bien las cosas, porque en un principio todo te cuesta y luego, siendo tan perseverante, las puertas y las ventanas se te van abriendo solas y llenas de oportunidades. Con trabajo, las oportunidades están llegando».

Estallido social y pandemia

La situación actual generada por la pandemia del Covid-19 (coronavirus) ha provocado consecuencias en los emprendedores, sobre todo para Karen, quien con su emprendimiento Kacile, transitaba por ferias y exposiciones vendiendo sus productos, además de tener que posponer algunas alianzas con otras mujeres de la pesca para promover su artesanía y enseñarla a otros.

«He hecho nexos con una cooperativa en Arica (región de Arica y Parinacota), mediante la pescadora de altura Claudia Soto, quien me pidió que vaya a enseñar a curtir pescado. Se están haciendo nexos y hay oportunidades que habrá que retomar cuando todo esto pase. También iba ir a Salamanca a hacer unos cursos de talabartería en cuero a través del Servicio Nacional de la Mujer, Sernameg», reflexiona.

Apoyo al emprendimiento femenino

Pero la artesanía no es lo único a lo que Karen se dedica, ya que esta emprendedora es pescadora y dirigenta social, por lo que además de meterse al agua y trabajar en el área de manejo de su sindicato -que cuenta con mucho orgullo, lo difícil que fue conseguirlo- siempre está participando en distintas actividades, como actualmente en el curso de mujeres líderes en la pesca artesanal, organizado por  el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y ejecutado por  la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Chile.

«Es muy bonita la idea de que se vuelvan a retomar las redes de mujeres y que la información fluya. Me reencontré con muchas mujeres de la pesca y ha sido una bonita experiencia. Una instancia de empoderamiento, porque la mujer dejó de ser un acompañamiento y de trabajar desde la sombra, porque siempre hemos estado vinculadas al mar», reflexionó Karen.

Alianzas

Ser emprendedora para Karen Cisternas es un orgullo y un gran logro. «Es tener recursos económicos para mi casa, pero sobre todo un logro personal de haber logrado tantas cosas dentro de este medio y dentro de Los Vilos, que es complicado surgir».

«Mi meta es tener un local y tener redes de apoyo de venta, puntos de venta en otros lugares. También me gustaría seguir trabajando en ferias que siempre te dejan experiencias muy lindas. Seguir haciendo redes, seguir enseñando. Lo que me motiva a mi cada día, es que no se pierda esto, incentivar a que se pueden hacer cosas, enseñarle a la gente esto que es algo tan novedoso, que es único, que no se repite y además vas aprendiendo tantas cosas de las especies, de los recursos pesqueros locales, es algo muy interesante», concluye.

Para más información de la emprendedora de Red Cocinamar puede contactarla en leguakaren@gmail.com, en Instagram @kacile_ y en Facebook @kacile.