Como una manera de armonizar el desarrollo personal tanto de sus trabajadoras y trabajadores como del entorno donde opera sus distintas pisciculturas, Hendrix Genetics ha creado la Gerencia de Personas y Territorio, integrando en ella los ámbitos de Recursos Humanos, Desarrollo Organizacional e Inserción Territorial.

Para liderar dicha gerencia, la compañía nominó a Karen Oyarzo Godoy, quien hasta ahora se desempeñaba como jefa de Gestión Territorial. Es ingeniera en administración de empresas y cuenta con experiencia tanto en desarrollo organizacional como en políticas de bienestar e inserción territorial.

“Karen ha profesionalizado nuestro trabajo en relacionamiento comunitario los últimos dos años, logrando que nuestra empresa tenga un reconocido sello en la materia; logrando no solo una efectiva integración con las personas que componen nuestro territorio, sino que acercando nuestro quehacer a las distintas organizaciones sociales en base a un diálogo franco y sincero, respetando la multiculturalidad que caracteriza la región de La Araucanía. Por lo mismo, no me cabe la menor duda que abordará con éxito este nuevo desafío”, manifestó el gerente general de Hendrix Genetics, Rodrigo Torrijo.

Por su parte, Karen Oyarzo planteó los principales desafíos de su nuevo cargo: “Las compañías que ponen en el centro del negocio a las personas, buscamos que se provoquen dinámicas virtuosas de trabajo horizontales que favorezcan su autonomía y su creatividad, centrarnos en la búsqueda y retención de talentos, descubrir y formar habilidades como la empatía, la comunicación, la creatividad, la escucha, la influencia y el trabajo en equipo”.

Según la ejecutiva, “el liderazgo ya no se puede ejercer proporcionando solo unas indicaciones claras, sino creando las mejores condiciones para que las personas experimenten, reflexionen y concreten las lecciones que han aprendido de la experiencia. La tarea del líder en este nuevo entorno ya no es ser el mejor del equipo, sino que es identificar y saber comunicar el objetivo que hay que alcanzar y animarlo para que esto se cumpla. Y estamos convencidos que esos cambios son parte de la innovación y sustentabilidad de las compañías mucho más equilibradas socio-laboralmente. Y por supuesto que en el territorio donde estamos emplazados tenemos la convicción que debemos acercarnos a los lugares, poniéndonos al servicio de su gente con humildad, respeto y el cariño por el lugar en el que hemos decidido producir. Nuestra experiencia nos ha enseñado que no es el rol de la empresa llegar a imponer o resolver la vida de sus habitantes, sino que apoyar en la instalación y expresión de sus capacidades, generando así nuevas oportunidades para todos”, concluyó.