Mediante sesión telemática, pescadoras y pescadores artesanales de todo el país se reunieron el pasado viernes 25 de septiembre con el ministro de Agricultura, Antonio Walker, para manifestarle su rechazo transversal al proyecto de ley que traspasa la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) desde el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo (Minecon) hacia el nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural.

Como ya ha sido costumbre en las últimas semanas, mujeres y hombres de mar de todas las regiones han expresado su descontento ante la iniciativa legal, por considerarla inconsulta e inoportuna, referida al estado actual de pandemia por el Covid-19 (coronavirus), además de considerarlo un proyecto débil que nada ofrece al rubro pesquero artesanal.

RELACIONADO >> FAO: Destacan el rol del Codex Alimentarius para garantizar la inocuidad y normas comerciales durante la pandemia

Ante la negativa y los argumentos emplazados por las y los pescadores, que van desde la solicitud de un reconocimiento de la identidad marítima de Chile hasta la concretización del anhelo histórico de la pesca artesanal de contar con un Ministerio del Mar, el ministro Walker formuló un llamado a la unidad de los sectores y evitar el individualismo para lograr una institucionalidad con mayor peso político.

LEA >> Dirigentes de la pesca explicaron: ¿Por qué se necesita un Ministerio del Mar en Chile?

LEA TAMBIÉN >> Condepp por nuevo ministerio: “Le decimos al Gobierno que los pescadores estamos unidos como una sola persona”

A lo anterior, las y los pescadores volvieron a la carga poniendo en duda el poder político que podría tener el sector pesquero dentro de una cartera de Estado mucho más grande como es el de agricultura, con sus actuales deficiencias y colocando sobre la mesa la necesidad de relacionarse y entenderse con una autoridad que conozca y sea profesional del área pesquera.

LEA >> Pescadores artesanales no descartan endurecer su postura en contra de su entrada al Ministerio de Agricultura

Ante esto, el representante de la cartera de Agricultura se despidió reconociendo que “yo sé que estoy solo en esto”, al mismo tiempo que sostuvo que las y los congresistas van a votar de acuerdo con la postura que vean en el sector y “ahí voy a tener que ser minoría y aceptar mi derrota”, agregando que “hay un punto en que estamos todos de acuerdo: el Ministerio del Mar es una legítima aspiración de cada unos de ustedes”.

LEA >> Senadora Rincón se compromete con la pesca artesanal para rechazar proyecto que los vincula a nuevo ministerio

Reunión con senadores

El mismo día viernes, las y los pescadores artesanales de Chile convocados en sesión telemática, se reunieron además con los senadores por la región de Los Lagos, el socialista Rabindranath Quinteros y el legislador por la UDI Iván Moreira, quienes manifestaron su apoyo a la postura de las mujeres y hombres de mar.

En el caso del senador Quinteros, expresó su solidaridad y respaldo al gremio, sosteniendo que se trata de una causa perdida por parte del Gobierno. “Es no entender nada de la importancia de las pesquerías y de las costas en nuestro país. Están perdiendo el tiempo y se les advirtió desde un primer momento; se le dijo que era una locura”, inquirió.

Y agregó, “en vez de estar pensando en meter a la pesca en agricultura, hay que ir derechamente a la creación de un Ministerio del Mar, que no es una idea de hoy día, es una idea de hace más de 50 años; entonces el horizonte está allá, para darle la importancia que tiene y lo que significa”.

Por su parte, Moreira dijo no estar al tanto del proyecto porque no ha llegado al Senado aún, pero que tratará “de evitar a toda costa una derrota política del Gobierno en el Congreso”, por lo que infirió que sería mejor incluso retirar el proyecto antes que eso suceda.

Además, aseguró que personalmente prefiere ver al sector pesquero en el Minecon, por considerar que “esta es una cartera mucho más política que el Ministerio de Agricultura”, y que es necesario poner al rubro pesquero en un lugar que le entregue legitimidad, ya que es una práctica milenaria y no se va a acabar.