Chile es miembro activo de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORPPS, o SPRFMO por su sigla en Inglés), entidad intergubernamental comprometida con la conservación y sostenibilidad de los recursos pesqueros y ecosistemas marinos. Esta instancia fue impulsada por Chile, Australia y Nueva Zelanda y entró en vigencia el año 2012, siendo hoy 15 los países que la componen, incluyendo la Unión Europea (UE), la Federación Rusa, Islas Feroe, Vanuatu, Taiwán, Corea y China, entre otros.

La participación de nuestro país en dicha organización hace que dentro de las múltiples actividades que realiza el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) tenga el rol de fiscalizar una serie de reglamentaciones pesqueras, dentro de las cuales se destaca una de las más importantes en el combate a la pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR, o IUU por sus sigla en inglés), relacionada con la medida para el control en puerto a naves pesqueras extranjeras, que operan fuera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) al amparo de dicha Organización, y que acceden a puertos nacionales habilitados con diferentes fines (ejemplo: desembarque, cambio de tripulación, avituallamiento, abastecimiento de combustible). Esta medida toma como base el Acuerdo sobre Medidas de Inspección en Puerto (AMERP), impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) y ratificado por Chile.

LEA >> Oceana analiza la ruta de flota pesquera china que depredó Galápagos y advierte que se dirige a Chile

Todos estos antecedentes confluyeron en actividades de inspección realizadas por Sernapesca a finales de agosto y durante septiembre, en los puertos de Iquique (región de Tarapacá) y Valparaíso (región de Valparaíso), respectivamente. Es así como el día 28 de agosto, la nave abanderada por la Federación Rusa “Admiral Shabalin” recaló en el puerto de Iquique para realizar distintas operaciones portuarias, para posteriormente efectuar una segunda recalada en el puerto de Valparaíso, el pasado 24 de septiembre, donde entre otras operaciones, se llevó a cabo el desembarque de jurel y caballa. Este operativo fue ejecutado por funcionarias y funcionarios de Sernapesca de ambas regiones, quienes fiscalizaron y certificaron el 100% de los desembarques.

LEA >> Llaman a preocuparse de la sobreexplotación de la merluza todo el año y no solo en época de veda

LEA TAMBIÉN >> [OPINIÓN] Una no es ninguna: Todas las medidas son necesarias para detener la sobreexplotación de la merluza

Dicha nave, que realiza sus operaciones debidamente monitoreada por la ORPPS, realizó sus labores de pesca fuera de las 200 millas de mar territorial chileno, es fiscalizada por el Sernapesca al solicitar acceso a puerto nacional respecto de sus autorizaciones y fundamentalmente para su área de operación, gracias al seguimiento del “track” de la embarcación indicado por su posicionador satelital, además de controlar otras medidas de administración durante las respectivas inspecciones en puerto ejecutadas en Iquique y Valparaíso, al final de las cuales se firma el reporte de inspección por parte del inspector y el capitán de buque.

“Durante la inspección, se revisa detalladamente la documentación relacionada con las bitácoras de pesca, realizando un chequeo para la correcta identificación de las especies capturadas y las toneladas totales desembarcadas para cada una de ellas, así como aquellas que eventualmente pudiesen quedar retenidas a bordo, tal como lo mandatan las medidas de control ad hoc y el AMERP”, subrayó el ente fiscalizador acuícola-pesquero.

Es así como Soledad Tapia Almonacid y Marcelo Moreno Toledo, directores regionales de Sernapesca Valparaíso y Tarapacá, respectivamente, destacaron la labor y compromiso de los equipos profesionales del organismo estatal en tiempos de Covid-19 (coronavirus), ya que son controles que demandan actividades de monitoreo 24/7 para la revisión de los contenedores consolidados durante dichas descargas, cuyo objetivo central es controlar las cuotas de pesca internacionales, especialmente de la pesquería del jurel, principal pesquería nacional durante el presente año, junto con desarrollar controles tendientes a evitar conductas y actividades de pesca INDNR (ejemplo: control de artes), además de verificar el cumplimiento de otras medidas de conservación, como es la existencia de implementos que permitan evitar la captura e interacción con aves durante las faenas de pesca.

LE PUEDE INTERESAR >> Camanchaca se refiere a incendio que afectó a su planta de Talcahuano

“El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura sigue día a día fiscalizando las actividades de pesca realizada tanto dentro como fuera de nuestra ZEE, con el fin de velar por la sustentabilidad de los recursos pesqueros existentes frente a nuestras costas, contribuyendo en ese sentido a dar estricto cumplimiento a las obligaciones asumidas por Chile en un contexto internacional”, enfatizaron tanto Soledad Tapia como Marcelo Moreno en un comunicado entregado por Sernapesca.

LEA TAMBIÉN >> Aysén: Sernapesca ejecuta fiscalización aérea en zonas aledañas a centros de cultivo