Funcionarios de Puerto Aysén del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) se trasladaron a Puerto Cisnes para inspeccionar junto con la Armada al ejemplar de elefante marino que durante la jornada del lunes (5 de octubre) visitó dicha localidad de la región de Aysén. Una vez en el lugar recorrieron la zona y pudieron constatar que el ejemplar no se encontraba en las playas aledañas, sin embargo, Sernapesca y la autoridad marítima mantendrán vigilancia ante un eventual avistamiento.

En este marco, profesionales especializados en rescate animal de Sernapesca piden a la comunidad nunca manipular o intentar devolver a un animal marino al mar por su cuenta, enfatizando que lo primero es dar aviso al 800 320 032 de Sernapesca o al 137 de la Armada, y esperar la llegada de los funcionarios de dichas instituciones. Mientras tanto, deben establecer un perímetro de seguridad de mínimo 10 metros para que el animal pueda pueda descansar, manteniéndolo alejado de perros y por sobre todo no suministrarle alimento.

Información clave

El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura entrega información clave para identificar cuando uno de estos mamíferos que está en peligro. Los elefantes marinos, lobos marinos y focas se consideran varados vivos cuando están en la playa o roqueríos, atrapados por una malla o anzuelo, heridos o enfermos. Por otro lado, los pingüinos dejan el agua para descansar, pero si se ve uno solitario en una playa o roquerío decaído y sin moverse, probablemente necesite ayuda; entonces, por ningún motivo se debe tocar ni alimentar, sino que se debe llamar al número de rescate animal de Sernapesca (800 320 032).

Los elefantes marinos, lobos, pingüinos, focas y chungungos cuando están fuera del agua, sobre la arena o roqueríos, no necesariamente están en problemas, también pueden estar mudando la piel o plumaje, exponiéndose al sol para estabilizar su temperatura corporal, cortejando a la hembra para su apareamiento, amamantando, pariendo o simplemente descansando.

El avistamiento de estos animales debe ser desde una distancia prudente, por la seguridad de las personas y la de ellos, ya que son animales silvestres y no están acostumbrados a la presencia de humanos. “Para ellos, la presencia de humanos podría ser una amenaza”, subrayan desde Sernapesca.

Cuando una persona observa a un animal marino desde una embarcación o desde la playa, debe respetar la distancia y no hacer ruido.

A continuación las distancias que se deben mantener con diferentes animales marinos: cetáceos menores (delfines, toninas, marsopas); aves, mamíferos marinos (pingüinos, lobos de mar, chungungos, huillines, etc) y reptiles marinos (tortugas de mar), se debe mantener una distancia de 50 metros; para cetáceos mayores (ballenas jorobadas, sei y cachalotes) la distancia debe ser de 100 metros; y para ballenas azules debes estar a 300 metros de distancia como mínimo. Para la ballena franca austral, por su estado crítico de conservación, solamente se permite el avistamiento desde plataformas en tierra. En Chile es ilegal no respetar estas distancias de avistamiento de animales marinos desde las embarcaciones, acosar, alimentar, capturar o matar cetáceos, lobos de mar, focas, nutrias de mar, tortugas marinas y pingüinos. Las multas van desde 3 a 300 UTM (de $151.116 a $15.111.600).

LEA TAMBIÉN >> A las 18:30: Este miércoles se realizará webinar sobre conservación del delfín chileno