Siguiendo el compromiso asumido por el gobierno federal canadiense en el “Discurso de Trono” de 2020, relacionado con desarrollar una estrategia para el desarrollo económico de las actividades acuícolas y pesqueras de dicho país, el Consejo de Pesca de Canadá (FCC, por su sigla en inglés) y la Alianza de la Industria Acuícola Canadiense (CAIA, por su sigla en inglés) presentaron este miércoles 14 de octubre la “Estrategia de la Economía Azul 2040” (Blue Economy Strategy 2040), consistente en una visión conjunta y un plan de acción para capturar el potencial sin explotar de las aguas canadienses.

Las industrias canadienses de pesca silvestre y de cultivo, FCC y CAIA, respectivamente, manifestaron que comprenden el papel central que desempeñan las actividades marítimas en la identidad de Canadá. Añadieron que, reconociendo la oportunidad que significa crear esta “Estrategia de la Economía Azul 2040” para continuar elevando a Canadá a alturas aún más mayores y apoyar la recuperación económica de la actual pandemia del Covid-19, las asociaciones han desarrollado esta propuesta para generar desarrollo sostenible a través de la industria de los productos del mar.

“Canadá es una nación de agua. Con una larga costa y una de las mayores capacidades de agua dulce del mundo, las comunidades y familias de todo el país han construido sus vidas y su futuro aprovechando el valor de nuestras preciosas aguas”, dijo Paul Lansbergen, presidente de FCC. “Estamos listos para trabajar con el gobierno federal para fortalecer el crecimiento económico sostenible de estas aguas”, agregó.

La propuesta describe una visión para posicionar a Canadá como uno de los tres mejores productores de pescado y mariscos sostenibles en el mundo para 2040.

En ese sentido, FCC y CAIA recomiendan avanzar hacia los siguientes objetivos de crecimiento sostenible: duplicar el valor de los productos del mar canadienses, doblar los beneficios económicos y doblar el consumo nacional de pescados y mariscos. Para lograrlo, los gremios esperan enfocarse en lo siguiente: identificar un departamento federal para impulsar el desarrollo económico del sector, desarrollar una organización específica con mandato para hacer crecer los sectores de productos del mar y desarrollar planes de acción quinquenales para el sector pesquero.

Asimismo, los canadienses se han propuesto, para 2025, avanzar en la planificación de las actividades costeras, acelerar el desarrollo de la Ley de Acuicultura y finalizar el nuevo reglamento de la Ley de Pesca.

“Canadá necesita volver a enorgullecerse de su sector de productos del mar y, al hacerlo, estimular el desarrollo de las comunidades costeras y la creación de empleo, la producción sostenible de alimentos y la reconciliación indígena”, dijo Timothy Kennedy, presidente y director ejecutivo de CAIA. “Nuestro país necesita mejores oportunidades económicas a medida que comenzamos a reconstruirnos a partir del Covid-19, y creemos que nuestra industria puede liderar el camino con una recuperación azul”, adicionó el ejecutivo.

Según lo informado desde la CAIA, este nuevo camino esbozado puede ayudar a que la industria avance hacia la innovación y el desarrollo y ayudar a los empresarios canadienses a “tomar el podio” para producir los mejores y más sostenibles productos del mar del mundo. Con ello, se espera beneficiar a las familias y comunidades costeras e indígenas, a la nación y a la salud humana en general. “Es una visión que vale la pena realizar sin más demora”, manifestaron.

Gremios

El Consejo de Pesca de Canadá (FCC) es la voz de la industria de pescados y mariscos de captura silvestre de Canadá y promueve la comercialización de recursos saludables y una industria próspera de vital importancia en la economía canadiense. Sus miembros incluyen pequeñas, medianas y grandes empresas junto con organizaciones indígenas que capturan y procesan pescado de los tres océanos de Canadá.

La Alianza de la Industria Acuícola Canadiense (CAIA), en tanto, es la asociación nacional que representa a los productores acuícolas de Canadá, que manifiesta sus intereses en Ottawa y a nivel internacional. Los miembros de CAIA generan más de US$ 6.000 millones en actividad económica, empleando a más de 25.000 canadienses.