César Jorquera, quien es presidente de la A.G. de Pescadores Artesanales de San Vicente (región del Biobío), timonel de la Coordinadora Nacional de Armadores Pesqueros Artesanales Pelágicos (Conapesca) y a su vez director de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), entregó a AQUA una declaración -en representación de pescadores artesanales pelágicos de la Macrozona V a X regiones- en la cual dicen encontrarse “en estado de alerta”. Es que, según el acta de la última sesión del Comité Científico de Pequeños Pelágicos, la cuota de sardina común para el próximo año bajaría considerablemente.

A continuación reproducimos íntegramente la declaración:

“Escenario para el 2021:

Aumento de 48.000 toneladas (t) de anchoveta, pero una drástica disminución de 110.000 t de sardina común. Es decir, partiremos la temporada 2021 con 72.000 t menos respecto de este año.

Como sector pelágico, hace rato que venimos planteando que la rigidez del modelo utilizado para la principal pesquería artesanal está haciendo mella en la actividad pesquera, lo que, sumado a la nula actividad complementaria en otras pesquerías por el actual escenario de pandemia que vive el país, más el nulo apoyo de parte del Gobierno hasta el momento, hacen prever un año 2021 cargado de pesimismo.

LEA >> Conapesca emite declaración pública por veda de la sardina y anchoveta

LE PUEDE INTERESAR >> Sector pesquero se suma a la creciente preocupación por la venta de islas en el país

Cruceros del buque científico (B/C) “Abate Molina” fuera de tiempo, disminución de los estudios de sesgo de orilla, apertura de vedas estando el recurso en desove, negativa a avanzar hacia una imputación conjunta en esta pesquería mixta, estudios de desove sin entrega de información para su análisis, mal cálculo del descarte, negativa de regular la entrega de excedentes de copo, revisión de la CBA (cuota biológica aceptable) fuera de temporada, etcétera, hacen que, aún habiendo pesca en el agua, las cuotas nuevamente sean disminuidas.

¿Hasta cuándo seguirán haciendo cruceros hidroacústicos buscando el peak de reclutamiento en enero, si el mismo IFOP (Instituto de Fomento Pesquero) reconoce todos los años la incerteza de esos estudios?

¿Cuándo van a reconocer que el aumento exponencial de la anchoveta en los últimos años se debe a un cambio de ciclo, propio de estos recursos en que siempre hay predominancia de una especie sobre otra, y no a que una de ellas esté en peligro?

Hasta hace muy poco los científicos y la Subpesca (Subsecretaría de Pesca y Acuicultura) ponían el foco con medidas restrictivas por la supuesta baja de disponibilidad de anchoveta. A solo un par de años de aquello, cambian el discurso indicando que el recurso a cuidar ahora es la sardina común, desconociendo que históricamente esta pesquería mixta pasa por estados de alternancia de un recurso por sobre otro.

Es cosa de ver que los estudios del IFOP decían que el 2017 solo habían 84.000 t de anchoveta en toda la macrozona, pero ahora, según los últimos estudios del mismo IFOP, habría más de 1 millón de toneladas de biomasa.

Insistiremos que dos cruceros y un par de muestreos en el año son insuficientes para manejar una pesquería tan importante como esta. Continuaremos en la lucha para que esta sea una actividad constantemente monitoreada, especialmente en los periodos de desove y reclutamiento, para aprovechar al máximo la condición optima de estos recursos, evitando que haya apertura de zonas de pesca cuando el recurso está en pleno desove, por ejemplo.

Sernapesca (Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura) no escapa de nuestra crítica constructiva, toda vez que a principios de este año no realizó certificación presencial de las descargas, hecho que hoy incide en la evaluación de parte del Comité Científico para la toma de decisiones respecto de la CBA 2021.

Si la Subpesca, IFOP y el Comité Científico continúan tomando decisiones con enfoque precautorio, teniendo tan escasa información, terminarán por sacrificar la alicaída economía de miles de chilenos.

Son miles de familias las que dependen de esta pesquería, por ello solicitamos al Gobierno de Chile que no se tome a la ligera las decisiones que emanan desde la administración pesquera. El enfoque precautorio por falta de información debe dejar de ser una instancia restrictiva para la actividad y a su vez debe instarnos a aumentar y mejorar la calidad de la información. Asimismo exigimos mayor y mejor participación en la toma de decisiones, por ejemplo, a través del Comité de Manejo, el que por ley es otro ente consultivo y asesor de la Subsecretaría de Pesca pero que en la práctica no se le permite participar en instancias decisivas.

Por otra parte, somos enfáticos en señalar que si el IFOP no da el ancho en el cumplimiento de sus obligaciones, entonces debe encomendarse a otros la importante misión de investigar y elaborar informes acordes a la realidad; realidad a la que se enfrentan los pescadores año a año en el desarrollo de su actividad y que constantemente dista mucho de lo que la ciencia indica.

Desde este lunes (26 de octubre), todo el sector pelágico estará nuevamente expectante y dispuesto a defender su fuente laboral”.

LEA >> Ministerio del Mar: La CUT expresa su “total respaldo al mundo pesquero”

LEA TAMBIÉN >> Ferepa ante intención del Gobierno de crear un nuevo ministerio: “No aporta nada al sector pesquero”

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de la Subpesca.