Este miércoles 28 de octubre se realizó la segunda jornada del 7th International Photoperiod Webinar, organizado por Bioled, esta vez, en formato online. En esta sesión, el foco estuvo puesto en el uso de fotoperiodo en sistemas de recirculación de aguas (RAS), tema sobre el cual discutieron diversos panelistas nacionales e internacionales.

El encuentro partió con las palabras de la gerente general de Bioled, Cristina Navarro, quien destacó al avance que ha tenido esta compañía creada hace unos 14 años y que hoy, con casi 100 colaboradores, se ha convertido en un importante referente en servicios de fotoperiodo en para la acuicultura nacional y también en algunos mercados internacionales. De acuerdo con la ejecutiva, entre los pilares de la empresa han estado siempre la investigación y desarrollo (I+D) y la innovación. “La investigación nos ha permitido ser líderes en el mercado chileno, donde tenemos el 51% de los centros de producción”, mencionó, destacando también la alta participación de la compañía en términos de fotoperiodo para pisciculturas de recirculación.

Respecto del futuro, Cristina Navarro comentó que “queremos probar equipos que sean más resistentes a las situaciones medioambientales”, así como avanzar en automatización y en los servicios que se prestan a las instalaciones RAS. De igual forma, se espera estudiar el efecto que puede tener el fotoperiodo en otras especies de cultivo, como el camarón.

Más tarde, la jefa técnica (technical head) de Bioled, Vanessa Mella, se refirió en detalle al uso del fotoperiodo en la producción de salmónidos bajo sistemas RAS. Según lo explicado, está comprobado que el fotoperiodo induce la smoltificación. En cuanto al uso de esta herramienta para prevenir la madurez precoz, expresó que este es un proceso muy plástico y que hay muchos factores involucrados, sobre todo en los sistemas RAS.

En cuanto a Bioled, la ejecutiva comentó que la firma maneja datos relacionados con la intensidad crítica que se necesita para que el fotoperiodo funcione bien en RAS y que en sus servicios se pone especial atención en la distribución de la luz. Según lo explicado, la intensidad de luz se ve afectada por la profundidad; además, la presencia de partículas en los estanques también puede perjudicar. “En RAS, hay más partículas orgánicas y sustancias en el agua. Estas afectan que la luz penetre en la columna de agua y cambia la composición del espectro”, afirmó. Asimismo, se ha comprobado –dijo–, que la luz verde sería la más adecuada para uso en RAS, aunque en Bioled esperan seguir haciendo más estudios en terreno sobre este asunto.

Para seguir avanzando en la materia, la profesional afirmó que hacia el futuro “queremos saber cómo se comportan las luces en el agua y cómo la composición del espectro afecta la biología de los peces”. Ello para optimizar el uso de fotoperiodo en las instalaciones. También, expuso, es necesario averiguar cómo se puede lograr el potencial máximo biológico del salmón en RAS.

Panel de discusión

Los temas antes mencionados fueron analizados, posteriormente, por un panel compuesto por David Cahill, de Pure Salmon; Jónas Jónasson, de Benchmark Genetics; Steve Summerfelt, de Superior Fresh; y Claudio Garcia-Huidobro, de Salmones Camanchaca, y donde también participó Vanessa Mella. El segmento contó con la moderación, desde Canadá, de Jim Powell, reconocido experto en temas de reproducción y control de la maduración de los peces.

En la conversación, Steve Summerfelt (Superior Fresh) dijo que “hemos sido muy afortunados en controlar la maduración. Creo que el principal factor es la calidad del agua, bajar la turbidez”. Precisó que en su empresa hay días en que tienen muy buena calidad y otros no tanto, pero que en general se mantiene un agua muy clara que permite una buena penetración de la luz. David Cahill concordó con la importancia de mantener una buena calidad del agua, donde el ozono puede cumplir un papel relevante para mantener buenas condiciones.

Claudio Garcia-Huidobro, por su parte, destacó la relevancia de distribuir de buena forma las lámparas en los estanques. “No tiene que ver sólo con la cantidad de luz, sino que también con la distribución”. El ejecutivo también recomendó poner mucha atención en los efectos que puede tener el traspaso de los peces desde la piscicultura al mar.

“Antes de trasladar a los peces debes abrir ventanas, porque cambiará mucho más la diferencia de luz. Si no hacemos eso, los peces se irán al fondo de la jaula y tendrás problemas para lograr buen consumo de alimento”, dijo. Acotó que también puede haber problemas si hay mucha diferencia entre la temperatura que se tiene en RAS y la que se tiene cuando los peces llegan al mar, dificultando la adaptación de los ejemplares al nuevo ambiente. De ese modo, “hay que igualar la temperatura antes de transferir. Pero aquí no hablo de reducir 2° a 3° grados de una sola vez; hay que hacerlo de manera gradual, comenzando con este proceso unas dos a tres semanas antes del traslado”, manifestó. Añadió que si se toman estas recomendaciones, la transferencia y los resultados posteriores serán exitosos.