Un trabajo para la protección ambiental cumple el equipo de especialistas que elabora el estudio preliminar a la elaboración de una norma secundaria de calidad para la bahía de Arauco, en la región del Biobío. Pese a la pandemia, las y los profesionales del Centro de Investigación en Recursos Naturales recopilan información físico-química y biológica que entregará una visión del estado del medio marino. Su estudio, en desarrollo desde mediados de año, ayudará a conservar las aguas y las especies marinas de la zona al fijar valores máximos para la concentración de distintos elementos que las afectan.

La elaboración de esta inédita norma surge del trabajo del Consejo de Recuperación Ambiental y Social de la comuna, CRAS Coronel, integrado por representantes del Estado, las empresas y la sociedad civil. Tras la presentación de resultados, se creará un plan de monitoreo de la bahía y en marzo próximo se activará la elaboración del anteproyecto de norma, proceso de doce meses que contará con la participación de un amplio grupo de especialistas. Su propuesta será sometida a consulta ciudadana por un periodo de 60 días, para dar paso a la elaboración del proyecto definitivo que será difundido tras otros 120 días. Con todo, la norma debería entrar en vigencia el primer semestre de 2023.

Experiencia inédita

Se trata de la primera vez en que una norma de calidad se desarrolla a partir del trabajo entre instituciones del Estado, empresas y ciudadanía. Por lo mismo, el secretario regional ministerial (seremi) del Medio Ambiente del Biobío, Mario Delannays, aseguró que “estamos frente a un trabajo que viene desde hace varios años con el PRAS, y se está consolidando con iniciativas potentes como esta. Una norma de calidad ambiental para el golfo de Arauco es una tarea no menor, puesto que implica regularizar los niveles máximos y mínimos de sustancias permisibles en el ambiente acuático. Esto, en palabras menos técnicas, significa rayar la cancha a todos aquellos que hoy, o en un futuro, buscan intervenir de una u otra forma en este borde costero”. Añadió que “sin duda que la contribución y el impulso puesto por los consejeros del CRAS, permite que acciones como estas no sean solo promesas, sino que se materialicen. Por eso, hoy estamos en etapa de recopilación de antecedentes de todo el golfo de Arauco, con lo cual podremos organizar el trabajo y avanzar. Esperamos que durante los primeros meses del próximo año tengamos la resolución de inicio, lo que marca el proceso y compromiso para tener esta norma”.

Una opinión similar planteó Manuel Gutiérrez, consejero civil del CRAS. Aseveró que este avance “se produce por nuestra constante preocupación por proteger los recursos hídricos en mar y tierra, evitar la contaminación y resguardar el sustento económico para los pescadores y recolectores de algas. Esto es por intermedio del PRAS, queremos minimizar el daño ecológico para estos lugares”. Detalló que “los estudios de años anteriores sobre riesgo ecológico de la bahía de Coronel y el análisis microbiológico se han podido hacer gracias al apoyo de la Seremi del Medio Ambiente y profesionales del Departamento Oceanográfico del Cedeus de la Universidad de Concepción (UdeC). Estamos agradecidos porque han empujado este carro para llegar a algo que es tan importante”.

LEA >> IDOOS: “En la frontera del conocimiento geofísico y oceanográfico del océano profundo a nivel mundial”

Aunque la norma permitirá mejorar la conservación de toda la bahía de Arauco, será particularmente relevante para Coronel dada la intensa actividad pesquera e industrial que alberga. Las empresas pesqueras participantes del CRAS, Orizon, Camanchaca, Blumar y FoodCorp, aportarán un estudio que complementará la futura norma.

Monserrat Jamett, jefa de sustentabilidad de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), dijo que la pesca industrial financia un estudio de caracterización hidrodinámica de la bahía de Coronel, que permitirá generar antecedentes necesarios para la concreción de esta norma. “Hemos buscado la forma de aportar de manera concreta a la ejecución del PRAS de Coronel, del que somos parte activa desde sus inicios y creemos que esto permitirá seguir avanzando hacia mejores estándares ambientales para la comuna”, afirmó la ejecutiva.

Aparte de representar un hito en materia de legislación ambiental, la elaboración de esta norma secundaria de calidad también beneficiará la protección ambiental en comunas aledañas. Las conclusiones del estudio en desarrollo serán presentadas a los consejeros del CRAS y sus principales hallazgos serán socializados con la comunidad coronelina.