Invitado por Enseña Chile, el gerente de asuntos corporativos de la empresa St. Andrews, Branco Papic, dio una charla a cerca de 30 estudiantes de tercero y cuarto medio del área de administración con mención en recursos humanos del Liceo Técnico Profesional San José de Quellón, provincia de Chiloé, región de Los Lagos.

En la instancia, el ejecutivo habló sobre el proceso productivo del chorito (conocido como mejillón en los mercados internacionales), enfocado en dar a conocer que Chile es el segundo productor mundial de este recurso y el primer exportador mundial de alimentos en base a este alimento. Durante la conversación también aparecieron otros temas, como los valores que mueven a St. Andrews y que esperan ver reflejados en sus trabajadores. 

“Después de que terminara de hablar sobre el proceso de los choritos, nos dijo algo súper bonito sobre el trabajo en equipo, la empatía y que en un grupo de trabajo toda persona sirve y nadie se queda atrás, ya que todos tenemos habilidades distintas”, rescató Diego Bahamonde, estudiante de tercero medio que fue parte de la charla. Este tema, aunque no era en principio el foco de la instancia, se tomó el espacio porque los y las jóvenes expresaron incertidumbre sobre su futuro laboral en este tiempo de pandemia.

“Les dije básicamente que para formar equipo hay que ser respetuoso, humilde, tener buena disposición y ser colaborador. Esos valores no se estudian, hay que cultivarlos y marcan una tremenda diferencia con muchos pares. Son los valores mínimos, pero son los valores más apreciados a la hora del trabajo porque una persona que es de confianza la verdad es que puede o no tener muchos conocimientos, ser o no un experto en las materias, pero asegura una estabilidad laboral”, manifestó Branco Papic sobre lo conversado.

Aportar a la educación

El representante de St. Andrews dejó a los y las jóvenes invitados para conocer la planta el próximo año cuando las condiciones sanitarias lo permitan. Su principal objetivo en este tipo de charlas es generar vínculo con la comunidad y aportar a la educación, lo que según el liceo se logró.

“Fue una instancia muy necesaria y positiva porque en la sala de clases nosotros estamos muy cercanos a lo teórico y menos en lo práctico y estas conversaciones son un golpe de realidad súper movilizador para los estudiantes. Con este tipo de charlas buscamos que ellos se ubiquen en un posible futuro dentro del rubro, si es que a eso quieren dedicarse”, expresó Pablo Rilling, profesor de Enseña Chile que realiza clases de matemáticas en el Liceo Técnico Profesional San José de Quellón.