El pasado viernes 13 de noviembre empezó la temporada de pesca recreativa de especies salmonídeas en todos los cuerpos de agua dulce del país, y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) comenzó diversos operativos de control para resguardar que esta actividad de esparcimiento se realice de acuerdo con la normativa que la regula.

El primer requisito es portar la licencia de pesca recreativa que se puede obtener en el sitio web de Sernapesca. Además, se debe portar un aparejo de pesca de tipo personal, quedando absolutamente prohibida la captura con redes en aguas continentales. Se permite la extracción de máximo tres ejemplares de salmonídeos por jornada de pesca.

Desde la institución llamaron a la comunidad a informarse sobre la normativa que rige a cuerpos de agua de manera específica, especialmente en la macrozona sur desde la región de La Araucanía hacia la de Magallanes y de la Antártica Chilena, donde los consejos regionales de pesca recreativa han adoptado regulaciones adicionales.

LEA >> Realizan taller de buenas prácticas en pesca recreativa

Desinfección de didymo

El didymo, alga viscosa de color café que se adhiere al sustrato rocoso de ríos y lagos, es una especie exótica invasora declarada plaga hidrobiológica, que está presente en nuestro país desde 2010. Si bien no tiene un impacto directo para el ser humano, afecta el paisajismo de las zonas y a la fauna que habita esos ecosistemas de agua dulce.

El encargado de la Unidad de Conservación y Biodiversidad de Sernapesca, Ricardo Sáez, recordó el protocolo de desinfección para evitar que el didymo continúe propagándose: “Lo primero es mantener los siguientes utensilios siempre a mano: lavalozas o detergente de uso doméstico, rociador o fumigador, balde para enjuagar. Con esto remover, lavar con detergente diluido al 5% y secar cada vez que se utilice cualquier equipo o elemento que estuvo en contacto con agua de los sectores identificados con la plaga, de este modo, se asegura la destrucción de la célula con un mínimo impacto en el medioambiente”.

El llamado es especialmente a los pescadores recreativos: “Ideal si pueden restringir la actividad de pesca a un único cuerpo de agua, y si se alterna la actividad en varios ríos o lagos realizar siempre el protocolo de desinfección. Cuando hablamos de remover y lavar, se trata de todo material orgánico visible adherido a la caña, carrete, hilo de pescar, anzuelos, cajas de aparejo, botas, wader, etcétera. Luego dejar secar al sol y no olvidar disponer de todos los residuos lejos de los cursos de agua”, detalló Sáez.