Las áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos (AMERB) son un régimen de administración pesquera que asigna derechos exclusivos de uso y explotación de recursos bentónicos (invertebrados y algas) a organizaciones de pescadores artesanales (OPA) legalmente constituidas. Desde sus inicios ha significado un cambio administrativo relevante, que reconoce en las organizaciones de mujeres y hombres de mar sus capacidades colaborativas para asumir tareas propias del comanejo, favoreciendo con esto la conservación de los recursos hidrobiológicos e incentivando las prácticas sostenibles y amistosas con el medioambiente.

El Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), en su rol de asesor de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), para una administración sostenible de las pesquerías, bajo los enfoques precautorio y ecosistémico, tiene la responsabilidad de proveer datos e información oportuna y confiable a esta repartición pública, lo que se operativiza a través de la ejecución de programas permanentes de investigación entre los cuales está el Programa de Seguimiento de Pesquerías Bajo Régimen de Áreas de Manejo, que evalúa anualmente el desempeño de este régimen de administración y confecciona propuestas para su mejora continua, en el cual se ha estudiado y diagnosticado su situación económica.

RELACIONADO >> En seminario internacional: Analizarán el manejo de recursos acuáticos con enfoque ecosistémico

“De sus principales resultados, en términos generales, el régimen ha sido exitoso desde el punto de vista económico, presentando una tasa de crecimiento en sus desembarques e ingresos brutos del orden del 6% anual para los últimos ocho años, donde el 68% de las áreas presentaron ingresos por sobre los costos, siendo una actividad que contribuye al ingreso de las y los pescadores y genera incentivos económicos necesarios para favorecer la conservación del capital natural correspondiente a los recursos bentónicos”, sostiene el IFOP.

No obstante, añade el Instituto, el régimen presenta un conjunto de dificultades asociadas a su desarrollo económico, como es la presencia de una significativa actividad ilegal, que en el caso del recurso loco (Concholepas concholepas) alcanza niveles equivalentes a extraer entre 79% y 122% de las cuotas totales permisibles; las bajas expectativas en los mercados de exportación para los principales recursos extraídos, producto de la competencia internacional, también generan incertidumbre en el crecimiento económico en el mediano y largo plazo.

LEA >> La Armada decomisa recursos marinos en Chiloé y Chañaral

LEA >> En Atacama: Incautan más de 24 toneladas de algas en veda

LEA >> Operativo conjunto permitió incautar una tonelada de huiro en Huasco

LEA TAMBIÉN >> Trabajo de inteligencia de Sernapesca arrojó incautación de más de 11 toneladas de merluza

En este sentido, las proyecciones realizadas para los recursos loco, erizo y huiros presentan tasas de crecimiento en precio FOB (valor de la mercancía puesta en el puerto de embarque incluyendo el costo de empaquetado, etiquetado, gastos de aduana -documentos, permisos, requisitos, entre otros- y el flete desde el lugar de producción hasta el puerto, gastos de puerto incluyendo la carga y estiba al buque) y volumen de exportación entre -2% y 7%, situación que puede condicionar las expectativas de desarrollo del régimen, si su crecimiento se sostiene en los vaivenes de la demanda internacional.

“Entendiendo que las AMERB son sistemas socioecológicos complejos, se hace necesario analizar el régimen de áreas de manejo considerando los diferentes subsistemas o factores que intervienen en su desarrollo, de tal forma que facilite a los tomadores de decisiones en la aplicación del enfoque precautorio y ecosistémico, para la conservación y el uso sostenible de los recursos hidrobiológicos”, subraya el IFOP.

De este modo, en el estudio del Programa de Seguimiento 2019, se propone la elaboración de una “Estrategia de Desarrollo para el Régimen de las AMERB” centrada tanto en las capacidades que presentan los usuarios (OPA), así como las características y potencialidades que poseen las localidades donde estas se encuentran ubicadas.

“La estrategia tiene por finalidad establecer metas y objetivos esperados por la administración pública, otorgando criterios que permitan planificar las acciones requeridas para el cumplimiento de dicho fin, además de focalizar los esfuerzos de inversión pública en la generación de capital productivo y la reducción de brechas que presenta el sector artesanal adscrito al régimen AMERB”, precisa el Instituto de Fomento Pesquero.

Presione aquí para revisar y descargar el documento completo.

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de la UCN. Imágenes interiores: IFOP.