La Sociedad Chilena de Acuicultura (Schacui) emitió recientemente una declaración pública respecto del posible cambio del sector de la pesca y acuicultura a un nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural; proyecto que se está discutiendo en el Congreso Nacional. La organización expresó lo siguiente:

“Ante el eventual traspaso del sector acuícola y pesquero a un nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural, expresamos nuestro total desacuerdo. Por su parte, valoramos el resultado de la votación de la Comisión de Pesca y Acuicultura e Interés Marítimos de la Cámara de Diputados que rechazó recientemente el traspaso, que ahora pasará a votación en la Sala de la Cámara Baja. Ante este escenario, solicitamos reconsiderar la opción para crear un propio Ministerio de Acuicultura y Pesca.

El mar es presente y futuro. Chile es un país tricontinental, que cuenta con 83.850 km de costa y posee un enorme maritorio. Por lo tanto, tiene un tremendo potencial en el ámbito acuícola y pesquero. Es por esto que se requiere de un organismo mandante independiente y exclusivo para estas importantes actividades.

La acuicultura juega un rol significativo en el ámbito económico, productivo y social del país, generando divisas que han llegado a superar los ingresos generados por las pesquerías. Según datos de Subpesca de 2020, en términos de exportaciones, la acuicultura y pesca aportan MUS $6.799.848, aportados en un 81% por acuicultura y 19% pesca. En cuanto a cantidad de producción exportada, figura un total de 1.367.871 toneladas aportadas en un 57% por la acuicultura y 43% por la pesca. En el ámbito social, en tanto, según datos de SalmonChile de 2020, la acuicultura genera empleo a más de 70.000 personas. Hay ciudades completas que viven de esta actividad o que se han desarrollado gracias a la acuicultura.

Es un área con desafíos propios en el ámbito social, ambiental, económico, productivo, comercial, geográfico, sanitario, logístico y político. Por lo tanto, requiere de personas idóneas y con conocimientos específicos del área para desempeñar cargos políticos que puedan representar al sector.

Para abordar la acuicultura, se requiere contar con diversas áreas del conocimiento, dependiendo del lugar donde se cultive: maricultura, limnología o acuicultura en tierra. Se clasifica, además, dependiendo de la escala: acuicultura productiva, acuicultura de recursos limitados, acuicultura de pequeña escala, acuicultura de investigación.

Actualmente, en Chile se ha desarrollado la acuicultura de diversos recursos, como  peces, moluscos, algas, crustáceos y equinodermos, siendo las más importantes en términos de volumen e ingreso de divisas la salmonicultura y la mitilicultura.

Dada la complejidad y diversidad del sector, reconocemos la necesidad de un nuevo Ministerio de Acuicultura y Pesca. Tenemos los requerimientos y las competencias necesarias que se requieren para tener un ministerio propio.

Expresamos nuestro desacuerdo con este proyecto de ley que pretende incorporarnos en nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural, ya que la propuesta no cumple con las necesidades del sector, pues carece de un fundamento científico. Creemos que esta nueva propuesta deja invisibilizado a nuestro sector. Por el contrario, lo que necesitamos, es un ministerio donde se pueda incentivar la actividad”.