Un nuevo estudio noruego ha encontrado que las y los niños no comen suficientes productos del mar de acuerdo con las pautas dietéticas nacionales. Esta es una tendencia preocupante observada en la mayoría de los países occidentales, según el Consejo Noruego de Productos del Mar (NSC, por su sigla en inglés).

“Los padres deben asumir una mayor responsabilidad. Nuestro estudio encontró que la mayoría de los niños dicen que les gustaría comer más pescado si les sirvieran platos de productos del mar (seafood) que les gusten”, detalló Camilla Beck, quien es la directora de marketing del NSC.

Hasta el 80 por ciento de las y los niños actualmente no comen las dos-tres porciones de productos del mar por semana, como recomiendan las pautas nutricionales. Estos son los resultados de un estudio reciente entre niñas y niños noruegos de entre ocho y 19 años, realizado por Ipsos en nombre del NSC.

“Esta es una tendencia realmente preocupante que se observa no solo entre los niños de Noruega, como confirma este estudio, sino también en otros países de Europa y del resto del mundo. Es una bomba de tiempo tanto en términos de salud pública como en las ambiciones globales de detener el cambio climático, donde el aumento del consumo de alimentos sostenibles de los océanos es un factor clave”, enfatiza Camilla Beck.

El estudio noruego refleja los resultados de estudios similares en otros mercados. Una investigación de 2018 en Estados Unidos encontró que solo el 6 por ciento de las personas entre dos y 19 años consumían productos del mar al menos dos veces por semana, y el consumo entre las y los niños en Estados Unidos ha estado disminuyendo año tras año desde 2007. En el Reino Unido, la situación es aún peor, donde menos del 5 por ciento de las y los niños británicos de entre dos y 18 años cumplieron con las pautas dietéticas para el consumo de alimentos marinos, según un estudio de 2017.

Un desafío de salud pública

“Las implicaciones a largo plazo de esta tendencia son potencialmente nefastas, ya que los niños están perdiendo nutrientes vitales que apoyan un desarrollo saludable, y lo que comemos durante nuestra niñez y juventud sienta las bases de nuestras dietas en la edad adulta”, subraya Camilla Beck.

El pescado y los mariscos son buenas fuentes de proteínas bajas en grasa, fuentes importantes de vitaminas y minerales esenciales, incluido el yodo y los ácidos grasos omega-3 de suma importancia que se encuentran en los pescados grasos como el salmón y la caballa.

“Desde una perspectiva de salud familiar, la ventaja de comer más productos del mar es muy clara. Pero desde un punto de vista público, esto también es importante, la obesidad infantil está aumentando en la mayoría de los países del mundo. También necesitamos comer alimentos más sostenibles de los océanos para satisfacer las necesidades alimentarias mundiales futuras y enseñar a nuestros niños a disfrutar de una variedad de seafood es clave para esto”, reitera Camilla Beck.

Los padres y madres deben asumir la responsabilidad

La representante del Consejo sostiene que los padres y madres son la clave para contrarrestar la tendencia. En la encuesta reciente del NSC, siete de cada diez niñas y niños dijeron que comerían más pescado si les sirvieran los platos que realmente quieren. Entre las y los niños noruegos de la encuesta, el salmón y el bacalao fritos, el sushi, las tortas de pescado y la sopa de pescado estaban entre los favoritos.

“Los padres son en su mayor parte responsables de las comidas diarias de los niños. Cuando los niños dicen que quieren comer más pescado e incluso dicen qué tipo de platos prefieren, el resto depende de mamá y papá. Los adultos a menudo tenemos ideas preconcebidas acerca de que a los niños no les gusta el pescado, y simplemente no es cierto”, puntualiza Camilla Beck, y precisa que hay muchas formas sabrosas, rápidas y sencillas de incluir más alimentos del mar en la dieta de las familias.

“No es necesario ser chef para tener éxito con platos de seafood para niños y el resto de la familia. Las recetas mencionadas con más frecuencia por los niños en la encuesta son muy fáciles y rápidas de hacer. Mi consejo principal es abastecer el congelador con una variedad de opciones de alimentos del mar sostenibles, que se pueden agregar a los platos en un instante”, agrega Camilla Beck.

Siete de cada diez creen que comen suficiente pescado

La mayoría de las autoridades sanitarias recomiendan que las personas consuman productos marinos dos-tres veces a la semana, incluida al menos una porción de pescado graso como el salmón. La mayoría de la gente come mucho menos que esto. El estudio también muestra que existe una gran disparidad entre lo que las personas creen que comen y lo que realmente hacen. Siete de cada diez creen que comen suficientes alimentos del mar, pero la realidad es que solo dos de cada diez realmente comen lo suficiente de acuerdo con las pautas oficiales.

“Los niños de hoy son los adultos del mañana y, como nación acuícola-pesquera, tienen la responsabilidad de plantear el problema y hablar sobre cómo podemos ayudar a padres e hijos a descubrir todos los alimentos fantásticos, sabrosos y sostenibles disponibles”, concluye Camilla Beck.

Para esto, el NSC tiene un sitio web para inspirarse con distintas recetas de productos del mar para toda la familia. Presione aquí para acceder.

*Fotos: gentileza NSC.