El pasado 19 y 20 de noviembre se desarrolló el Segundo Workshop Cáligus, el cual reunió a empresas productoras nacionales e internacionales y a más de 60 participantes en torno a los desafíos y el manejo de esta enfermedad.

Así lo detalló el gerente técnico de Aquabench, Daniel Woywood, quien explicó que la iniciativa se enmarca el Proyecto Cáligus, del cual forman parte 13 empresas productoras: Australis, Blumar, Camanchaca, Cermaq, Cultivos Yadrán, Invermar, Marine Farm, Mowi, Multiexport Foods, Salmones Antártica, Salmones de Chile, Salmones Austral y Ventisqueros, además del Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de SalmonChile en el Comité Técnico.

Este segundo encuentro tuvo como objetivo principal ajustar la estrategia definida en la primera instancia realizada en 2018, en la cual se definieron siete grupos de trabajo: Peróxido de Hidrógeno, Agua Dulce, Lufenurón, Control Cáligus Wellboats, Skirts, Mecánico/Térmico y Medidas a Mediano Plazo.

Daniel Woywood señaló que esta versión se dividió en dos jornadas, destinando el primer día solo a presentaciones, las cuales estuvieron orientadas a conocer el desarrollo de distintas medidas preventivas, como son los skirts, snorkel y el análisis de la conectividad hidrodinámica entre los centros de cultivo, así como la visión de control de la enfermedad en Noruega y Canadá, la cual estuvo a cargo de Mowi Noruega y Cooke Aquaculture, respectivamente.

El segundo día, en tanto, se organizó una jornada basada en cuatro grupos de trabajo: Farmacológico, No Farmacológico, Biología Cáligus-Salmón y Normativo. El objetivo de estos grupos fue identificar y proponer los temas de mayor relevancia en los cuales el conjunto de las empresas debe avanzar en seis, doce y 24 meses más.

Dentro de las propuestas, desde Aquabench destacaron la relevancia de retomar reuniones de barrios, la adecuada capacitación de los operadores de baño, compartir avances en tecnologías no farmacológicas, un mayor conocimiento en la biología del cáligus en relación con los factores ambientales (distribución en la columna de agua, por ejemplo), así como el modelamiento de la conectividad hidrodinámica y dinámica poblacional del piojo de mar, entre otros.

Según lo informado, la continuidad de la realización de estos workshops –que se efectúan cada dos años– es clave para ir actualizando y mejorando las estrategias del grupo contra el cáligus, tanto para ir incorporando toda la información nueva generada, como para continuar las líneas de investigación ya comenzadas y ajustar, seleccionar y mejorar las terapias de mayor relevancia.

Actualmente, la “caja de herramientas” para el control del cáligus es más amplia que hace dos años, e incluye alternativas no farmacológicas promisorias. Pero, por otro lado, “las medidas preventivas van más atrasadas en su desarrollo. Es aquí donde el proyecto buscará poner énfasis, ya que es un trabajo a mediano-largo plazo”, manifestaron desde la consultora.

Finalmente, el representante de Aquabench especificó que durante los próximos días se emitirá el informe final de la jornada, el cual será presentado al Comité Ejecutivo del proyecto, con el fin de definir la priorización de las líneas de trabajo.