En Chile, las comunidades pesqueras artesanales se emplazan a lo largo de 461 caletas, todas ellas con singularidades socioculturales, históricas y territoriales distintas. Mariscadores, algueros, recolectores de orilla, pescadores artesanales y buzos, heredaron este oficio de los pueblos costeros originarios, pero poco se conoce de las amenazas que enfrentan en la actualidad y si lograrán ser resilientes a los cambios futuros.

LEA >> Alerta por dramática deforestación de bosques de macroalgas en el norte y centro de Chile

El concepto “modos de vida” tiene su origen en la sociología y guarda relación con los estilos, hábitos o formas de vida que tienen las personas. Los estilos de vida son relevantes ya que enmarcan las decisiones que los individuos pueden tomar, las que los afectan o benefician y en las que pueden o no tener control.

Gonzalo Campos, ingeniero en recursos naturales renovables y asistente de investigación del Centro IDEAL-UACh, explica que la actividad pesquera no se limita a la captura, extracción y posterior comercialización de los productos marinos, es también una forma de vida. “El valor que se da a esta actividad debe ir acompañada del análisis de las múltiples formas en que subsisten los pescadores artesanales y quienes los rodean”. En este sentido, es importante destacar el rol de la mujer, que no se encuentra en el Registro Pesquero Artesanal (RPA), pero sí está involucrada en los procesos previos y posteriores a la pesca, enfatiza Campos.

Otro aspecto destacable de los modos de vida costeros es la capacidad de autosuficiencia, por ejemplo, en zonas aisladas. Cuentan con muy poca compañía, escasos canales de comunicación y distante conexión con las zonas urbanas. “Son verdaderos colonos en tiempos modernos, invisibilizados por pertenecer al eslabón más básico de la cadena de producción”, añade el ingeniero.

LE PUEDE INTERESAR >> Navegación más segura: Paneles solares entregarán energía de reserva a embarcaciones pesqueras de La Araucanía

¿Qué influye o modifica los modos de vida costeros?

Las y los especialistas coinciden en que los fenómenos climáticos, el estado de los recursos naturales y los sistemas político-administrativos, son algunos de los aspectos que van produciendo cambios en los modos de vida costeros.

En el caso de las y los pescadores artesanales, permite o restringe la captura de especies y los limita regionalmente, a veces a espacios reducidos (Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos). También les entrega o restringe beneficios y los integra a grandes mercados -nacionales e internacionales-, casi siempre en condiciones desventajosas, al quedar sujetos a las leyes de la oferta y la demanda.

“Las formas y modos de vida se van resistiendo frente a los cambios, articulándose en muchos casos con el mercado en su escala global, y por articulación me refiero a una relación asimétrica que tiende a ser erosiva para sus ecosistemas”, comenta el Dr. Gonzalo Saavedra, antropólogo, académico de la Universidad Austral de Chile (UACh) e investigador del Centro IDEAL. “La pesca artesanal persiste como forma de vida, en diversas latitudes, pero lo que falta es una legislación que la proteja, desde varios registros, por ejemplo, impidiendo la especulación de precios o capturas sin límites”. En el caso de obtener precios bajos por los recursos marinos obtenidos, como sucede con el erizo en Aysén, por ejemplo, explica que se da la situación de que las y los pescadores quedan “atrapados” por la dinámica del mercado.

“La identidad y los modos de vida son dinámicos”, recalca Saavedra, cambian en el transcurso del tiempo. La pesca artesanal se concibe como parte de un sistema socioecológico, donde se vincula la dimensión histórica, cultural y ambiental.

“En el marco de nuestra investigación para el Centro IDEAL, hemos logrado obtener una visión relativamente íntegra sobre las diversas tensiones, potenciales conflictos y problemas en los que se ven inmersos los modos de vida costeros, respecto a sus relaciones (directas, indirectas y potenciales) con otros actores, cuyos intereses se concentran en el espacio marino costero austral”, finaliza.

La vulnerabilidad en la que viven muchos de las y los pescadores artesanales de la zona austral, fue uno de los temas que se discutió el pasado 11 de noviembre durante el seminario “Modos de vida costeros: Desde los pueblos originarios hasta los pescadores artesanales”, organizado por el Programa Austral Patagonia y el Centro IDEAL, ambos de la UACh. En él participaron representantes de la academia, especialistas en conservación y una dirigente kawésqar, convocando a más de 100 asistentes quienes participaron activamente de la discusión. Vea el seminario aquí.

En tanto, presione aquí para ver el microdocumental “Bahía Inútil: Un modo de vida costero en Tierra del Fuego”.

*Créditos de la foto destacada: Daniel Vidal Pollarolo. Imagen interior: Gonzalo Campos.