En asociación con Ocean Infinity, Vard ha diseñado una plataforma multipropósito única con diseño personalizado y características tecnológicas que permiten el control remoto en tierra, operaciones ligeras con o sin tripulación y la introducción de combustibles alternativos como el amoníaco verde. Con una eslora de 78 metros, las embarcaciones serán los primeros de su tipo y supondrán un gran paso adelante para la industria marítima.

La serie de ocho naves ampliará la “flota Armada” recién lanzada de Ocean Infinity, que comprende lo último en tecnología y robótica marina, incluidos vehículos submarinos autónomos y embarcaciones de superficie operadas a distancia. Los nuevos barcos están especialmente desarrollados para servir como buques de funciones múltiples y apoyarán las operaciones de Ocean Infinity en todo el mundo desde sus centros de control.

Las filiales especializadas de Vard están involucradas en el desarrollo de esta serie de embarcaciones. El diseño y la ingeniería están actualmente en curso en Vard Design, y el desarrollo de sistemas de control a bordo en Vard Electro en Ålesund, Noruega.

“Nos sentimos honrados de ser elegidos como socios de Ocean Infinity en este proyecto. Juntos damos un gran salto hacia un nuevo segmento de la industria marítima al desarrollar y proporcionar embarcaciones preparadas para el futuro. Todo de acuerdo con nuestra estrategia de innovación y sostenibilidad”, manifestó el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de Vard, Alberto Maestrini.

Por su parte, el CEO de Ocean Infinity, Oliver Plunkett, comentó: “El impacto y la escala de esta flota robótica provocarán la mayor transformación que ha experimentado la industria marítima desde que la vela dio paso al vapor. Con nuestra nueva flota podremos brindar servicios sostenibles a todos los rincones de la industria, desde la energía marina, hasta la logística y el transporte”.

Diseño y tecnología

El diseño Vard 9 60 se desarrolla junto con un cliente comprometido y con grandes ambiciones para brindar servicios marinos de bajo impacto ambiental. En estrecha cooperación con los organismos reguladores, Vard ha diseñado los buques para una huella de carbono ultrabaja y se encuentran entre los primeros en estar preparados para el amoníaco verde como combustible. Además, los barcos proporcionarán plataformas seguras de lanzamiento y recuperación para ROV y otros sistemas robóticos a través de dos grandes “piscinas lunares” dispuestas con el sistema de amortiguación optimizado y probado de Vard, aseguró la compañía en un comunicado de prensa.

“Con un alto enfoque en el proceso de diseño de hacer que los buques sean energéticamente eficientes, los buques están equipados con formas de casco, hélices y disposiciones de motor altamente optimizadas. Las embarcaciones están desarrolladas inherentemente para misiones prolongadas seguras con una mentalidad redundante como salas de propulsión y motor divididas, sistemas de enfriamiento redundantes, sistemas de sensores, sistemas de automatización y administración de energía, sistemas de navegación y comunicación”, detalló Ove Bjørneset, quien es vicepresidente de investigación e innovación de Vard.

Vard Electro ha desarrollado aún más su probado sistema de automatización integrado SeaQ y el sistema de gestión de energía SeaQ junto con la sociedad de clases para permitir operaciones remotas seguras y comunicaciones ciberseguras. Al utilizar su larga experiencia como integrador de sistemas, Vard Electro entregará un paquete completo de sistemas eléctricos desde la ingeniería hasta la instalación, integración y puesta en servicio.

Una amplia gama de proveedores y contratistas en el Clúster Marítimo de Noruega está involucrada en el proyecto y crea un considerable efecto derivado positivo en la región.

La serie de ocho embarcaciones se construirá en el astillero Vard Vung Tau de Vard en Vietnam, cuya entrega está programada para el período comprendido entre mediados de 2022 y finales de 2023.