La caligidosis, causada por el Caligus Rogercresseyi, es uno de los principales desafíos sanitarios que enfrenta la salmonicultura nacional. Esta afección provoca desde heridas cutáneas que pueden producir infecciones en los peces, hasta una disminución del tamaño de los salmones debido al estrés que generan, lo que implica serias pérdidas para la industria, tanto por el costo de los tratamientos que se utilizan en su combate, como también porque afecta la calidad del salmón. Los tratamientos farmacológicos utilizados para tratar la enfermedad, generalmente, después de un buen tiempo de uso, comienzan a perder efectividad. Es por eso que el sector está en permanente búsqueda de nuevas soluciones.

En este escenario, un equipo de investigadoras de Ictio Biotechnologies ha desarrollado una solución biológica que consiste en un antiparasitario biodegradable e inocuo para los peces, que fue desarrollado en base a extractos proteicos combinados con una proteína recombinante, sin impacto en el medio ambiente.

“El impacto de la Caligidosis en la salmonicultura es enorme y los costos de los tratamientos son cada vez más altos, impactando fuertemente a la industria”, comenta Alicia Lucero, líder del proyecto. “Luego de cinco años de investigación, desarrollamos este antiparasitario que tiene un efecto multifactorial, por lo que existe una baja probabilidad de que los parásitos generen resistencia. Es efectivo contra piojos de mar adultos y también contra las larvas. Específicamente, se elimina al parásito adulto y se reduce la probabilidad de reinfestación por las larvas que se liberan al agua de mar”, afirma Deborah Vargas, investigadora principal del proyecto.

Los alcances y el potencial de la investigación desarrollada por Ictio Biotechnologies, que tiene un mercado importante tanto en Chile como en Noruega, fue clave para que el proyecto fuese seleccionado en la primera convocatoria del programa de emprendimiento APTA Builder, iniciativa del Hub APTA, que busca impulsar proyectos de base científico-tecnológicos desarrollados en universidades o centros de investigación.

El programa cuenta con una metodología de “Company Building” que consiste en transformar los proyectos desarrollados por investigadores en empresas a través de un proceso que considera la realización de un plan de trabajo con expertos asesores para definir la estructura de sus empresas de base científico-tecnológica, ejecución y monitoreo de la estrategia comercial a implementar, el desarrollo de una propuesta de valor, incorporación de indicadores de medición, crecimiento e inversión y herramientas para el levantamiento de capital, entre otros.

Los proyectos cuentan con la experiencia de connotados mentores, entre los que se encuentran Pablo Zamora, PhD, científico y empresario, cofundador NotCo; Alex Seelenberger, socio de Aurus Capital; Pamela Chávez, PhD, científica y empresaria, fundadora Aguamarina y Domolif; Alberto Rodríguez, médico y fundador de Levita Magnetics; y Francisco Guzmán, socio de Carey y vicepresidente de la Asociación Chilena de Venture Capital, entre otros. De los doce seleccionados, finalmente cinco serán los ganadores que además recibirán un aporte de $60 millones.

Según lo informado, si bien el proyecto de Ictio Biotechnologies se encuentra patentando la solución, ya está despertando el interés de actores como el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), y es que el antiparasitario desarrollado alcanzaría el 100% de mortalidad del piojo de mar, tanto en larvas como en adultos, a los 90 minutos desde la aplicación del tratamiento en ensayos realizados in vitro.

Varinka Farren, directora Ejecutiva del Hub APTA, comentó que la selección del proyecto Ictio Biotechnologies, como también de los otros once participantes de APTA Builder, es porque “estamos convencidos de que un buen proyecto puede transformarse en una gran empresa con la orientación correcta, en especial, si esta es de base científica-tecnológica. Por eso, el compromiso, colaboración y propósito de los ocho expertos de APTA Builder y del equipo APTA es tan esencial en el camino que deberán recorrer esos proyectos en la constitución de sus negocios y la conformación de un equipo capaz de dirigir su tecnología hacia el desarrollo. Ellos aportarán con su visión estratégica y pondrán a disposición sus recursos y conocimientos internos, a fin de escalar estas innovaciones”.

Resultados Apta BUILDER

La convocatoria abierta se cerró el pasado 30 de julio, fecha en la que se registraron 113 postulaciones completas, 52 de ellas provenientes de la región Metropolitana, 24 de la región del Biobío, 16 de Valparaíso y 21 de otras regiones del país.

La mayoría de las postulaciones recibidas pertenecen a investigaciones originadas por las universidades socias del hub (53%), 23% de otras entidades y 24% no posee vínculo con instituciones universitarias. Las cinco universidades con más postulaciones fueron la Universidad de Concepción, con 22 proyectos ingresados; la Universidad de Santiago de Chile, con 14; la Universidad Técnica Federico Santa María, con ocho; la Universidad de Chile, con siete, y Universidad del Biobío, con cinco.

De los proyectos presentados, 59 corresponden a iniciativas independientes y 54 a compañías ya conformadas, cuyas aplicaciones están orientadas al área industrias (27%), salud (26%), agropecuario (25%) y otros.