Como parte de su plan de inversión a largo plazo, la salmonicultora feroesa Bakkafrost firmó un acuerdo con la empresa noruega de tecnología de sistemas de recirculación acuícola (RAS) Nofitech para ampliar su piscicultura Glyvradal en 13.000 m3. Se espera que la producción anual de la planta de incubación de Glyvradal aumente a 4 millones de smolt, cuando se complete el proyecto de expansión.

La ampliación de la capacidad de la piscicultura Glyvradal es parte de la estrategia de Bakkafrost para cultivar salmones por un período más largo en tierra. Es así como el objetivo es alcanzar un tamaño medio de smolt de 500 gramos y reducir el período de cultivo en el mar a doce meses para 2022.

“Con la expansión del hatchery de smolts de Glyvradal, estamos un paso más cerca de lograr nuestro objetivo general de cultivar nuestro salmón durante un período más largo en tierra”, confirmó el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de Bakkafrost, Regin Jacobsen, añadiendo que “esto es parte de nuestra estrategia para cultivar salmón superior de forma sostenible con un riesgo biológico mínimo”.

Por su parte, Robert Hundstad, CEO de Nofitech, dijo estar encantado con la asociación con la principal salmonicultora de las Islas Feroe: “Estamos muy emocionados y honrados de que Bakkafrost nos haya brindado la oportunidad de estar a la cabeza de este proyecto visionario y ser parte del emocionante desarrollo de la industria del cultivo de salmón”.

Bakkafrost también está ampliando actualmente sus hatcheries en Viðareiði y Norðtoftir. Y con la expansión de las tres pisciculturas, la productora de salmones aumenta la capacidad total de smolts en 30.000 m3.

*Fotos: Bakkafrost.