En un contexto de profunda incertidumbre respecto al futuro de la economía y el comercio global, esta semana ProChile y el Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare) realizaron un seminario para analizar las megatendencias que ha impulsado la pandemia del Covid-19 (coronavirus) y cómo afectarán el comercio exterior para los próximos meses y años.

En la actividad, enmarcada en el cierre de la conmemoración de los 45 años de ProChile, el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, comentó que “el comercio internacional se ha consolidado como motor del crecimiento económico del país: aumentando su participación en el PIB (producto interno bruto) desde un 33% en 1990 a un 57% en 2019. Las exportaciones representan actualmente el 28% del PIB y emplean al 35% de la fuerza laboral del país. En los últimos 30 años Chile se ha abierto al mundo y hoy contamos con 29 tratados de libre comercio (TLC) con 65 economías, que representan el 88% del PIB mundial”.

En este sentido, el canciller destacó el rol de ProChile y su modernización, destacándolo “como un ejemplo positivo de cómo el Estado puede adaptarse a nuevos desafíos y oportunidades”.

El director general de ProChile, Jorge O’Ryan, por su parte, dio cuenta del rediseño estratégico del servicio, en implementación desde 2018, y cómo se ha acelerado a raíz del impacto de la pandemia. “Redefinimos la misión, visión y objetivos estratégicos de ProChile, con el objetivo no solo de aumentar las exportaciones y su valor agregado, sino además trabajar para que el comercio exterior sea más inclusivo, sostenible y competitivo, sobre la base del talento humano de nuestro país, apoyando la inserción de Chile a la economía del conocimiento”, aseguró.

En la misma línea, O’Ryan destacó la labor de todo ProChile durante este año, demostrando -según afirmó- una rápida capacidad de adaptación y dando mayor velocidad a proyectos estratégicos, como el de transformación digital, gracias al cual al término de 2021 ProChile se convertirá en el primer servicio público en contar con un sistema de gestión integrada, con una estrategia de administración, abarcando la digitalización, de principio a fin, de la relación con las empresas exportadoras.

Sobre la base del reajuste estratégico realizado a partir de marzo, a octubre los resultados demuestran que las empresas que trabajaron con ProChile (el 31% del total nacional) han exportado US$15.639 millones, representando el 58% del total. En tanto, para las pymes exportadoras beneficiarias de ProChile (35%) han exportado US$584 millones, representando el 47% del total nacional. Si bien estos beneficiarios de la institución bajaron 4% sus exportaciones, lo hicieron en menor medida que el total de pymes a nivel nacional, cifra que alcanzó un retroceso de 9%.

Tendencias de futuro

Allamand aprovechó la instancia para trazar los próximos desafíos del comercio exterior chileno: “Tenemos que mantener nuestras posiciones con China y Estados Unidos, mejorar nuestra situación relativa con la Unión Europea -con quien se espera cerrar la actual negociación en el primer semestre del próximo año-, aumentar nuestra presencia en América Latina en lo que el TLC con Brasil debiera ayudarnos, y consolidar nuestra inserción en Asia”.

Luego de la conferencia inaugural del canciller, fue el turno de la presentación del estudio australiano “Megatendencias del comercio global y las inversiones”, a cargo de sus coautores Stefan Hajkowicz, científico líder de estrategia y previsión de la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth, CSIRO Data 61, y Ashley Brosnan, de la Comisión de Comercio e Inversión de Australia, Austrade.

En el reporte se identifican cinco megatendencias: la aceleración de la transformación digital, producto de un aumento sin precedentes del teletrabajo, la telesalud, el comercio, la educación y el entretenimiento en línea; la inversión en la resiliencia de la cadena de suministro; la restricción a la movilidad, que favorecerá la fabricación, el consumo y el turismo locales; un panorama económico inestable, con caídas de la productividad e inversión, niveles récord de deuda pública y bajas tasa de interés; y una “nueva normalidad”, marcada por una alta incertidumbre. El desafío, en este sentido, es desarrollar capacidades de rápida adaptación y mitigación frente a nuevos desafíos, incluyendo pandemias, riesgos asociados al cambio climático, a la ciberseguridad y a tensiones geopolíticas, entre otros.

El seminario concluyó con un panel empresarial, moderado por el presidente de la Comisión Nacional de Productividad, Raphael Bergoeing, que contó con la participación de cuatro empresas con experiencia en materia de internacionalización. Verónica González de Intakt, empresa productora de snacks de quesos deshidratados con tecnología de punta; Pamela Chávez de Aguamarina, empresa antofagastina que provee bienes y servicios para la industria minera en materias de biocorrosión, biolixiviación, biorremediación y el control del material particulado y tratamiento de aguas; así como Rafael Guilisasti de Concha y Toro, y John Luer de Agrosuper, quienes compartieron sus experiencias y perspectivas, y evaluaron, sobre la base del reporte presentado, las claves para una inserción eficaz de Chile en la economía global en los próximos años.

Presione aquí para ver una galería de fotos.