Dos pescadoras artesanales y una organización de pescadores artesanales de la comuna de San Juan de la Costa (región de Los Lagos) se vieron beneficiados con la entrega de equipamiento que irá en directo beneficio de sus actividades productiva en los mares de esta comuna costera. A esto, se suma un beneficiario de la comuna de Hualaihué.

Los recursos que permitieron esta entrega son parte del proyecto “Transferencia en cultivos en áreas de manejo y concesiones acuícolas, con especies bentónicas y algueras y agregación de valor a la producción pesquera artesanal”, el que es ejecutado por Fundación Chinquihue y financiado por el Gobierno Regional de Los Lagos a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), cuyo objetivo es aumentar los ingresos de los pescadores artesanales de la región, contribuyendo así a la mejora de sus condiciones socio económicas.

Beneficiarios

Una de las beneficiarias es Eva Millao Huenupán, recolectora de algas del sector de Tril Tril, Maicolpué, actividad que ha realizado durante toda su vida y que aprendió de sus padres. Millao trabaja junto a sus dos hijas, labor de la que obtiene productos que ofrece en la capital provincial, Osorno, distante a unos 65 kilómetros.

Actualmente, es parte del Sindicato de Maicolpué Río Sur. “Desde hace 20 años más o menos que ya pertenecemos a un sindicado y de ahí empezamos a trabajar todo lo que es moluscos, loco, la lapa, el luche”, asegura. Hoy está principalmente dedicada a la extracción de cochayuyo, luche, ulte, entre otros.

Millao postuló a la línea 4 del proyecto que lleva adelante Fundación Chinquihue, el que está dirigido a mujeres emprendedoras que esperan constituirse como Micro Empresas Familiares (MEF).

En su caso, se vio beneficiada con la entrega de una máquina de sellado al vacío. “No tenía los recursos para comprármela”, explica. Además de la selladora, recibió un lava fondo, un mesón y bolsas para vacío. Estos recursos serán el puntapié inicial para fortalecer sus emprendimiento junto a sus dos hijas.

Su idea es trabajar una variedad de pescados para comercializarlos con los turistas que llegan hasta las cabañas que, en época estival principalmente, ofrece en arriendo. Su plan es vender róbalo, el “que nosotras mismas extraemos, al igual que la sierra”, aseveró.

A unos kilómetros de Tril Tril se ubica la sala de procesos de productos del mar del Sindicato de Pescadores Artesanales N° 4 de Bahía Mansa. Rubén Casanova Flores, presidente de la mencionada organización sindical, está dedicado a la pesca artesanal desde el año 1996. Este sindicato fue otro de los beneficiados con los fondos del Gobierno Regional de Los Lagos, quienes postularon a la línea 1 del programa, el que tiene por objeto poner en marcha sala de proceso o módulos ya existentes.

En dicha sala de procesos se elaboran productos del mar tales como lapa al aceite, sierra al aceite, paté de sierra, harina de cochayuyo, entre otros, los que se comercializan bajo la marca Karbel y que se extraen desde las aguas de San Juan de la Costa.

Casanova indica que hace cinco años, cuando implementaron la sala, ya “se vislumbraba que los recursos de la pesca artesanal venían a la merma y que la cantidad no era lo más relevante, si no el valor agregado”.

La organización se vio beneficiada con la entrega inicial de una vitrina conservadora. “Nuestra idea es que este sea un punto de venta, poner nuestros productos en exhibición (…), que el cliente que pase acá venga a la sala a ver lo que estamos haciendo”, explica Casanova. Este punto de venta se instalará en el exterior de la sala procesadora. También se entregará una serie de insumos necesarios para la mejora en la operación de la sala de procesos.

El dirigente sindical asegura que “hoy estamos creciendo (…). Estamos trabajando en la extensión del mercado objetivo con mirada de futuro”. El plan es posicionar la marca en el mercado local a través de estrategias de marketing adecuadas para sus fines. Este nuevo recurso les permitirá ir cerrando brechas, necesarias para continuar avanzando en los objetivos de la organización y sus integrantes.

Las otras dos beneficiarias son Ana Silva Leiva y María Cecilia Barrientos, quienes postularon a los fondos de la línea 4 del programa.

La primera de ellas proviene de Bahía Mansa, comuna de San Juan de la Costa. Recibió una serie de insumos y materiales que le permitirán mejorar la infraestructura necesaria para el procesamiento de recursos marinos.

La segunda, mientras tanto, está radicada en el sector de El Manzano, comuna de Hualaihué. Se vio beneficiada con 2 freezer, bienes necesarios para el adecuado almacenamiento de recursos marinos.

 Fundación Chinquihue

Óscar Leibbrandt, gerente general (s) de Fundación Chinquihue, dijo estar muy contento con esta entrega de materiales, de la que participó activamente. “Para Fundación Chinquihue es muy importante ser parte de este proyecto ya que viene a ser un tremendo aporte en la mejora de las condiciones, tanto materiales como económicas, de los pescadores artesanales de los distintos rincones de la región”.

Leibbrandt destacó particularmente “el rol que han jugado en el marco de este programa las mujeres organizadas de la pesca artesanal, quienes han visibilizado una serie de demandas respecto de la relevancia de trabajar en una línea orientada a la agregación de valor en los productos que extraen y producen con tanto esfuerzo”.

Claudio Tobar, encargado de la Oficina de Pesca de la Ilustre Municipalidad de San Juan de la Costa, indicó que el municipio se focalizó en “apoyar a las recolectoras de orilla y pescadoras en la formulación de cada uno de los proyectos y también en colectar cada uno de los anexos que necesitaba cada una de las emprendedoras. Toda esta información fue subida a la plataforma de Fundación Chinquihue”.

El funcionario municipal agregó que la adjudicación de estos fondos mejorará cada uno de los emprendimientos de los pescadores artesanales de la zona, lo que implicará “sacarle más provecho a los recursos que se extraen actualmente de la costa de nuestra comuna”.