La Oficina Regional de Aysén de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) recibió en las últimas semanas distintas denuncias de operadores turísticos que realizan viajes hacia el Parque Nacional Laguna San Rafael, respecto del avistamiento de residuos en playas de la zona. También recibió denuncias de buzos mariscadores respecto del mismo tema, en islas y bahías ubicadas en el Archipiélago de las Guaitecas.

Por esta razón, se creó un grupo de trabajo junto a Sernapesca y la Seremi de Medio Ambiente de Aysén y se viajó a la zona con el objetivo de realizar un catastro de los residuos presentes en las playas y costas de ese sector. Este catastro consistió en una inspección de las playas de orientación norte y noroeste, identificando el tipo de residuos según su tamaño, naturaleza, posición y origen, entre otras características.

Según lo informado, se realizó un recorrido de casi 200 kilómetros desde bahía Exploradores hasta la playa sur de Laguna San Rafael, focalizando el registro en playas que actúan como sumideros naturales, ya que reciben residuos flotantes producto de las corrientes y vientos predominantes. Los lugares visitados fueron caleta Huillines, caleta Guala, Paso Sisquelan, Golfo Elefantes, Laguna San Rafael, Isla Leonor y costas intermedias.

En la inspección se observó una variada y abundante fauna, compuesta por colonias de cormoranes, patos liles, patos gualas, focas leopardo y hacia el Istmo de Ofqui una importante colonia de elefantes marinos.

También se pudieron constatar actividades asociadas a la acuicultura en la primera parte del recorrido, en el sector de Bahía Exploradores y Caleta Huillines.

El jefe de la Oficina Regional de Aysén, Oscar Leal, comentó que en el recorrido se “constató la existencia de pasillos y flotadores en sectores altos de algunas playas y roqueríos, además de una limpieza reciente de los residuos plásticos mayores y que eran parte de las denuncias iniciales, tales como boyas, flotadores y tuberías”.

También señaló como una situación relevante el constatar una gran cantidad de restos de cabos y envases plásticos de diverso origen junto a plumavit en trozos y granulado en perlas individuales. “Este tipo de material se encuentra presente en la línea de altas mareas de la totalidad de las playas, tanto en el exterior como al interior del Parque Nacional Laguna San Rafael y podría eventualmente incorporarse a la cadena alimenticia de la abundante fauna observada causando efectos aún no cuantificados”, indicó.

Agregó que la actividad permitió construir un reporte que servirá como referencia y línea base respecto a la presencia de residuos en esta zona, lo que permitiría evaluar objetivamente las posteriores acciones de limpieza y retiro de residuos a ejecutar por parte de diversos actores públicos y privados.